Despliega el menú
Internacional

Detenidos en Pakistán 150 activistas islamistas que se manifestaban a favor de la ley de blasfemia

Cada año más de un centenar de personas son acusadas de blasfemia en el país. La mayoría de los encarcelados son cristianos o pertenecen a otras minorías religiosas.

Las fuerzas de seguridad de Pakistán han informado este miércoles de que han detenido a 150 activistas islamistas que organizaban una manifestación en Lahore para apoyar las leyes paquistaníes sobre blasfemia en el aniversario del asesinato del gobernador provincial de Punyab, Salman Taseer.

La Policía ha reforzado la seguridad en la ciudad de Lahore durante el día y ha bloqueado varias vías para impedir aglomeraciones y manifestaciones, lo que ha provocado graves atascos en la localidad.

El inspector general de la Policía de Lahore, Haider Ashraf, ha indicado que los activistas musulmanes, que pertenecen al grupo Tehreek i Labaik Ya Rasul Alá, una coalición de organizaciones islamistas, planeaban atacar a quienes acudieran a la conmemoración de la muerte de Taseer.

El gobernador fue asesinado hace seis años por Mumtaz Qadri, uno de sus guardias de seguridad, después de que éste defendiera a una mujer cristiana que había sido sentenciada a muerte bajo la ley de blasfemia.

En febrero, las autoridades de Pakistán ordenaron la ejecución de Qadri, pero miles de personas acudieron a su funeral y aclamaron su figura como héroe del islam. "Cuando recibimos una serie de informes que establecían que Labaik Ya Rasul Alá quería llevar a cabo un ataque, reaccionamos preventivamente acordonando la zona", ha manifestado Ashraf.

"Los activistas lanzaron piedras contra los agentes, que cargaron contra ellos y arrestaron a 150 miembros", ha añadido Ashraf, que ha afirmado que los detenidos han incurrido en la alteración del orden público y en el incumplimiento de la ley. Entre los detenidos se encuentra el líder del grupo, Maulana Jadim Hussain Rizvi.

A principios de esta semana, la organización instó a la Policía a detener al hijo del gobernador asesinado, Shaan Tasser, por haber instado a través de una felicitación navideña a rezar por los que habían sido condenados bajo la ley de blasfemia.

Taseer ha manifestado que recibió "amenazas de muerte muy creíbles" por parte de miembros del Tehreek i Labaik Ya Rasul Alá. La controversia sobre la ley de blasfemia ha mostrado las grandes diferencias entre el sector más conservador de la población y el más liberal.

Cada año más de un centenar de personas son acusadas de blasfemia en el país. La mayoría de aquellos que son encarcelados son cristianos o pertenecen a otras minorías religiosas. Nadie ha sido ejecutado bajo la ley de blasfemia, pero al menos 65 personas han muerto desde 1990 en relación con la misma, según datos del Centro para la Investigación y los Estudios de Seguridad de Pakistán.

Etiquetas
Comentarios