Despliega el menú
Internacional

El presunto terrorista de Berlín bebía y no rezaba, pero la cárcel le cambió

El tunecino cumplió pena en Italia, a donde llegó en 2011, y en 2015 se trasladó a Alemania

La madre del presunto terrorista de Berlín junto a sus familiares, muestra la foto de su hijo
La madre del presunto terrorista de Berlín junto a sus familiares, muestra la foto de su hijo
Agencias

En su localidad natal en Túnez, Anis Amri bebía alcohol y nunca rezaba, aseguran sus hermanos. Después, tras unirse a la oleada de inmigrantes que cruzan el Mediterráneo, acabó en una cárcel italiana, desde donde salió completamente cambiado.

 
Ahora, es el principal sospechoso del atentado contra un mercado navideño en Berlín de este lunes y dos de sus hermanos, Walid y Abdelkader, temen que el solicitante de asilo pueda haberse radicalizado durante los cuatro años que pasó en prisión.

"No nos representa a nosotros o a nuestra familia", ha declarado Abdelkader en declaraciones a Sky News Arabia. "Fue a prisión con una mentalidad y cuando salió tenía otra mentalidad completamente diferente", ha añadido.

La Policía alemana aún no ha establecido quien condujo el camión en el ataque, en el que murieron doce personas, pero el ministro del Interior, Thomas de Maizière, ha reconocido este jueves que existe una "alta probabilidad" de que fuera Amri, ya que se han encontrado sus huellas en el camión. Sin embargo, Abdelkader se ha mostrado convencido de que su hermano, que ha hecho 24 años este jueves, es inocente.

Si Amri estaba o no radicalizado aún está por probar, pero en Oueslatia, una localidad rural que vive predominantemente de la agricultura, los hermanos insisten en que algo cambió profundamente Amri después de que hizo la peligrosa travesía hacia Italia hace cinco años cuando aún era un adolescente.

"Cuando salió de Túnez era una persona normal. Bebía alcohol y ni siquiera rezaba", ha contado Walid a la cadena de televisión. "No tenía creencias religiosas. Mi padre, mi hermano y yo solíamos rezar y él no", ha precisado.

"Si lo hizo él, es un deshonor para nosotros, pero estoy seguro de que no lo hizo. Fue a Europa por motivos sociales, para trabajar y para ayudar a nuestra familia", ha asegurado Abdelkader a la prensa.

Un lloroso Walid ha contado que tuvo el último contacto con su hermano hace 10 días. "Estuvimos en contacto con él a través de Facebook y por teléfono y no tenía relación con el terrorismo", ha explicado.Llegada a Lampedusa

Un alto responsable policial italiano ha señalado que Amri llegó a la isla de Lampedusa, probablemente tras ser rescatado en el mar, en febrero de 2011. El viaje de Amri, realizado poco después de que el presidente tunecino Zine el Abidine Ben Alí fuera derrocado, siguió una ruta que decenas de miles de personas más han empleado desde entonces.

Amri estuvo en un refugio en Lampedusa donde los inmigrantes provocaron un fuego, destruyendo parte del mismo en protesta por permanecer recluidos en él. Contó a las autoridades que era menor de edad, aunque los documentos indican ahora que no lo era, y fue trasladado a la ciudad siciliana de Catania, donde fue escolarizado.

En octubre de 2011, fue detenido tras intentar prender fuego a un edificio, según la citada fuente, y fue posteriormente condenado por vandalismo, amenazas y robo. Amri cumplió pena en al menos dos prisiones distintas en Sicilia, primero en Catania y luego en Palermo, antes de ser enviado en mayo de 2015 a un centro de detención a la espera de su deportación.

Preguntado sobre si se radicalizó en prisión, la fuente policial ha dicho desconocer este periodo, mientras que el director del sistema penintenciario no ha respondido a las llamadas de Reuters.

Un tribunal de Palermo ha abierto este jueves una investigación sobre su tiempo en prisión en Sicilia para recabar información sobre su etapa entre rejas, según un magistrado.

Walid ha culpabilizado a los reclusos con los que estuvo su hermano en prisión de su cambio. "Quizá entró en esto cuando estuvo en prisión, donde conoció a argelinos, egipcios y sirios", ha afirmado.Deportación fallida a Túnez y pasó a Alemania

Italia intentó deportar a Amri a Túnez, pero las autoridades del país se negaron a aceptarlo de vuelta, argumentando que no podían estar seguras de que fuera tunecino, por lo que fue puesto en libertad tras 60 días y simplemente pidió abandonar el país.

Según Walid, Amri dejó Italia en 2015 y se dirigió a Alemania, vía Suiza. Una vez allí, solicitó asilo en el estado de Renania del Norte Westfalia (oeste), pero le fue denegado en junio de este año. Nuevamente, tampoco pudo ser deportado ya que no tenía documentos de identidad, así que Túnez no le aceptaría.

Durante su estancia en Alemania, atrajo la atención de los responsables de seguridad. Las autoridades de Berlín le pusieron bajo vigilancia este año por la sospecha de que había estado planeando un robo para financiar la compra de armas automáticas y estaba buscando cómplices para un posible ataque.

Ralf Jaeger, ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, dijo el miércoles que las agencias de seguridad habían compartido información sobre él en el Centro Conjunto Antiterrorista en noviembre, semanas antes del atentado.

Un responsable antiterrorista citado por el diario 'Bild' ha afirmado que "en primavera quedó claro que estaba buscando cómplices para un ataque y estaba interesado en armas".Bajo vigilancia

Sin embargo, Amri no fue detenido. Los responsables de seguridad cesaron su vigilancia en septiembre después de que sus sospechas de que planeaba un ataque no se consolidaran.

Durante su estancia en Alemania, se movió entre Renania del Norte-Westfalia y Berlín. En julio de este año, la Policía abrió una investigación contra él en relación con una pelea con un cuchillo en la capital, según 'Bild'.

Los medios alemanes han informado de que en Renania del Norte-Wesfalia Amri tuvo contacto con una red islamista liderada por un hombre conocido como Abu Walaa (Padre de los fieles), que fue detenido junto con otros cuatro hombres en noviembre. Todos ellos se enfrentan a cargos por crear una "red yihadista" que intentó reclutar a musulmanes para ir a Siria y luchar junto a Estado Islámico.

Abú Walaa, identificado por los documentos judiciales alemanes como el iraquí de 32 años Ahmad Abdulaziz Abdullah A., está a la espera de juicio. 'Bild' también ha informado de que Amri había expresado su voluntad de perpetrar un ataque suicida en chats online en foros yihadistas.

Etiquetas
Comentarios