Despliega el menú
Internacional

Berlín, de luto en el día después del atentado

La capital alemana mantiene cerrados los puestos navideños, las banderas a media asta y ha reforzado la presencia policial en las calles.

Acto en memoria de las víctimas del atentado de Berlín.
Acto en memoria de las víctimas del atentado de Berlín.
Afp

Berlín ha vivido conmocionada las horas posteriores al ataque terrorista en el que un camión arrolló a decenas de personas en un mercadillo y mató a doce, a cinco días de Nochebuena.

La capital alemana ha amanecido así este martes con sus puestos navideños cerrados, con las banderas a media asta, mucha policía y numerosas ofrendas florales en memoria de los fallecidos, de los que ya se han identificado a seis alemanes. También hay un total de 25 heridos que permanecen ingresados, 14 de ellos muy graves, de los casi 50 que fueron trasladados a hospitales tras el ataque, entre ellos el joven español Iñaki Ellakuria.

 

Con flores, velas y misivas, centenares de personas, incluida la canciller, Angela Merkel, desfilaron a lo largo de una jornada de duelo por la Gedächtniskirche, iglesia emblemática de Berlín occidental bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial en torno a la que se extiende el mercadillo de navidad atacado. En ese templo se ha organizado un servicio ecuménico en recuerdo de las víctimas al que asistió el Gobierno en pleno, mientras en el antiguo sector oriental de la ciudad la Puerta de Brandeburgo se iluminaba con los colores de las banderas de Alemania y de Berlín.

"¿Por qué?", preguntaba un cartel situado junto al mercado escenario de la tragedia; otro, a escasos metros de donde quedó varado el camión, rezaba "#Yosoyberlinés"; y un tercero, colgado de un puesto navideño de madera cerrado, decía "Tocado el corazón de Berlín". Muchas personas entraron en el templo para dejar por escrito sus pensamientos en un libro de condolencias que ha inaugurado, a media mañana, el alcalde-gobernador de Berlín, Michael Müller.

Merkel, acompañada de sus ministros de Exteriores e Interior, Frank-Walter Steinmeier y Thomas de Maizière, ha depositado una flor blanca frente a la iglesia, ha firmado en el libro y ha hablado con varios responsables del dispositivo de emergencias. El lugar se encontraba aún fuertemente vigilado por las fuerzas de seguridad, que durante gran parte de la jornada han seguido recogiendo pruebas y sólo a mediodía han retirado el camión del lugar del ataque. Los agentes han mantenido acordonado el mercadillo de Navidad, hoy vacío, cerrado a cal y canto, y con multitud de desperfectos en la senda de muerte y destrucción que dejó el camión a su paso.

Tanto éste como todos los demás mercadillos navideños de la capital alemana han permanecido cerrados en señal de duelo, pero los responsables del Interior de los dieciséis estados federados alemanes han acordado que estos puestos tradicionales sigan abriendo como estaba previsto. También han decidido dejar en manos de cada "Land" el refuerzo de las medidas de seguridad, especialmente palpable en Berlín, donde ha aumentado el número de agentes en las principales estaciones de tren y en los dos aeropuertos. Los estadios donde se celebran los cuatro partidos adelantados a la décimo sexta jornada de la Bundesliga han reforzado asimismo sus efectivos de seguridad.

Merkel ha expresado en una comparecencia su conmoción, tristeza e indignación por lo ocurrido y ha dicho que, de confirmarse que el ataque fue cometido por alguien "que llegó al país en busca de refugio", sería "especialmente repugnante", pero ha subrayado que es importante no vivir "paralizados por el miedo ante el mal". El presidente alemán, Joachim Gauck, ha reivindicado por su parte una sociedad abierta, pacífica y libre, basada en el "derecho" y la "humanidad", frente al "ataque a la libertad" y al modo de vida occidental de quienes pretenden "dividir". "Ahora estamos conmocionados, pero nuestras convicciones no deben quedar conmocionadas", ha afirmado Gauck.

Mientras tanto, en la clínica Vivantes Wenckelbach del sur de Berlín se recuperaba favorablemente Ellakuria, estudiante de Económicas con una beca Erasmus, que fue operado con éxito de las múltiples fracturas que le ocasionó el camión que embistió al mercadillo. "Todo ha ido bien",ha explicado su padre, Juan José Ellakuria, que ha llegado a Berlín con su mujer esta mañana desde Bilbao al enterarse de que el ataque había dejado herido a su hijo. Iñaki se encontraba en el mercadillo navideño con una amiga cuando oyeron a su espalda un "fuerte ruido", se volvieron y vieron como el camión se les venía encima.

Etiquetas
Comentarios