Despliega el menú
Internacional

El autor del tiroteo de Zúrich era suizo, había matado a un amigo el día anterior y después del ataque se suicidó

Su cuerpo fue hallado por un peatón cerca de la estación central de Zúrich, en la orilla del río Sihl.

Imágenes del lugar donde tuvo lugar el tiroteo de Zúrich
Imágenes del lugar donde tuvo lugar el tiroteo de Zúrich

El autor del tiroteo que tuvo lugar el lunes en un centro islámico de Zúrich era un suizo de 24 años con raíces ghanesas que había matado un día antes a un amigo suyo y dejó rastros de ADN en su víctima, lo que permitió entificarle.

El hombre se suicidó pocas horas después del tiroteo en la mezquita, donde rezan sobre todo somalís, magrebíes y eritreos, informó la responsable de la Policía Criminal del cantón de Zúrich, Christine Lentjes Meili, en una rueda de prensa.

Su cuerpo fue hallado por un peatón cerca de la estación central de Zúrich, en la orilla del río Sihl.

Las investigaciones han permitido determinar que no hay ninguna vinculación entre el autor del tiroteo y el terrorismo, dado que no hay indicios que apunten al Estado Islámico (EI) ni a la radicalización islamista, recalcó por su parte la fiscal Françoise Stadelmann, de la Fiscalía IV de Delitos Violentos.

Lo que se sabe del autor es que mostró un "gran interés en el ocultismo", dado que se hallaron en su apartamento "símbolos y espacios" dedicados a las ciencias ocultas.

También se ha determinado que estuvo empleado en una "tienda" y que renunció el viernes a su puesto y lo abandonó.

No se sabe aún por qué el suizo eligió específicamente ese centro de culto musulmán en Zúrich ni cuál era el motivo de su actuación o si mantenía alguna relación con las personas que había en el interior de la mezquita, algo que se está investigando.

El hombre disparó sobre las 16.00  en el interior del centro de culto contra las personas allí reunidas tras el rezo, y causó tres heridos, dos de ellos graves.

Las tres víctimas fueron ingresadas en un hospital y operadas de urgencia. Según los primeros partes médicos, se encuentran fuera de peligro, según Meili.

El hombre había matado el domingo en un parque infantil en Zúrich a un amigo cercano, un suizo con raíces sudamericanas y de la misma edad aproximadamente, con quien había mantenido diferencias desde hace algún tiempo.

Las pruebas forenses y el análisis del Instituto de Medicina Legal de las trazas de ADN que se hallaron en lugar del asesinato condujeron a la Policía el lunes por la mañana a ese suizo que vivía en la ciudad de Uster, cerca de Zúrich.

También se pudo determinar por su historial policial que había robado bicicletas hace siete años cuando era un adolescente, lo que permitió distribuir inmediatamente a todas las fuerzas de seguridad su fotografía.

Se organizó un amplio dispositivo de búsqueda y se emitió una orden de arresto, pero el joven no pudo ser localizado en su piso.

Poco después del mediodía del lunes y con ayuda de familiares del joven, la Policía tuvo conocimiento de una conversación telefónica que el autor del asesinato había mantenido con un miembro de su familia, por lo que se pudo localizar la cabina de teléfono y rastrear en los alrededores las cámaras de vigilancia.

Las nuevas fotografías obtenidas fueron repartidas de nuevo a las fuerzas de seguridad poco después de las 14.00 GMT.

Dos horas después, la Policía recibió la alerta de que se había producido un tiroteo en el centro islámico.

Inicialmente los agentes no vinculaban al autor del tiroteo con el asesinato del domingo en el parque infantil y solo cuando se halló el cuerpo sin vida de un hombre cerca del centro de culto se determinó que se trataba de la misma persona.

Las autoridades no tienen indicios de que el autor del tiroteo estuviera en tratamiento psicológico o psiquiátrico, pero a la vista del suceso "sería una posibilidad", admitió Meili.

Etiquetas
Comentarios