Despliega el menú
Internacional

Maduro recula y el país vuelve a la relativa calma

El presidente abandonara su decisión de suprimir el billete de mayor denominación y circulación.

Una niña frente a una verja fronteriza entre Colombia y Venezuela
Una niña frente a una verja fronteriza entre Colombia y Venezuela
Afp

Tras dos días críticos por la escasez de dinero en efectivo, Venezuela volvió a su relativa calma después de que el presidente Nicolás Maduro abandonara su decisión de suprimir el billete de mayor denominación y circulación.

Pese a que en algunas ciudades persistieron pequeños focos de violencia, las autoridades locales informaron en la mayoría de los estados de país de que volvieron a la calma tras dos días de intensas protestas que dejaron al menos un fallecido y unos 300 detenidos.

Desde el viernes los venezolanos comenzaron protestas espontáneas frente a algunos comercios e instituciones bancarias exigiendo que les canjearan los billetes o les permitieran hacer las compras y que acabaron en saqueos y destrozos.

Además, los bancos endurecieron las medidas para racionar y distribuir el efectivo a solo unos cuantos miles de bolívares por persona, y muchos cajeros electrónicos dejaron de funcionar mientras que otros continuaban entregando billetes de 100 bolívares pese a que ya no tenían valor.

Ante esa situación, la decisión de sacar de circulación ese billete ordenada el pasado domingo y ejecutada en los siguientes cuatro días fue revertida por Maduro a última hora del sábado, cuando se cumplían ya dos días de haber terminado el canje ante las instituciones bancarias.

Maduro explicó que "cuando uno lanza una operación de estas debe ser como fue, sorpresiva, clara, firme, inalterable", pero agregó que también "debe tener diversas variantes que permitan que desencadene el objetivo que es la defensa de la estabilidad monetaria de pueblo de Venezuela".

La decisión "fue un viraje táctico necesario", explicó.

Su estrategia, dijo, era "golpear a las mafias para recuperar la moneda venezolana y para encauzar la estabilidad, económica, financiera, monetaria y social de nuestro país, golpe y contragolpe".

El lunes pasado, cuando se inició la implementación de la supresión del billete de 100 bolívares "teníamos (...) billetes de 100 solo para tres días, teníamos el 2 % del circulante de billetes de 100", afirmó Maduro.

El presidente asegura que mafias internacionales estaban desde hace 16 meses sacando los billetes de 100 para dejar sin efectivo a los venezolanos y generar un caos con la moneda local que en consecuencia dispararía el valor del dólar cotizado en el mercado paralelo.

Ese "golpe" iba a concretarse el 16 de diciembre y "si no hubiera hecho nada yo, si me hubiera quedado paralizado yo, esta semana ellos hubieran logrado una perturbación de un alto nivel, en contra del derecho a la paz y la estabilidad del pueblo", dijo Maduro.

En este momento, y gracias a la captación de papel moneda hecha durante las 72 horas que los venezolanos tuvieron como plazo para depositar todos sus billetes antes de que perdieran valor se recogieron 4.944 millones de billetes de 100 que constituyen el 80 % de la masa monetaria de esa denominación, según el Ejecutivo.

La salida definitiva del billete de 100 que debía cumplirse el pasado día 15 tenía que coincidir con la entrada en circulación de una nueva familia de monedas de las que la de menor denominación es de 500 bolívares (equivalentes a 72 céntimos de euro), pero que nunca fueron distribuidos en las agencias bancarias.

Maduro había dicho que estos billetes no han llegado al país por "un sabotaje internacional".

Etiquetas
Comentarios