Despliega el menú
Internacional

Le Pen quiere dejar sin escuela gratuita a hijos de 'sin papeles'

La candidata presidencial del ultraderechista partido Frente Nacional también exige a los extranjeros legales sin trabajo una contribución al gasto educativo.

Marine Le Pen, líder del Frente Nacional
Marine Le Pen: 'El FN es el único frente verdaderamente republicano"
AFP Photo

Marine Le Pen, candidata del ultraderechista Frente Nacional (FN) a la presidencia de Francia, pretende suprimir la escolarización gratuita de los hijos de extranjeros sin papeles y que los que están en situación regular pero no trabajan aporten una contribución al gasto en educación. La medida, anticonstitucional y contraria a los convenios internacionales de derechos humanos, amplía al sistema escolar la aplicación prioritaria para los franceses de los servicios y subsidios públicos tradicionalmente preconizada por la formación de extrema derecha.

"Se acabó el recreo", proclamó la dirigente populista a la que todas las encuestas sitúan en el duelo final de las presidenciales de la próxima primavera y que en las últimas semanas se ha visto marginada del debate político acaparado por las primarias conservadoras y socialistas. "No más escolarización de los clandestinos y contribución al sistema escolar por parte de los extranjeros salvo si cotizan en situación legal", planteó la presidenta del FN que retoma el caballo de batalla contra la inmigración, histórico eje programático de las corrientes reaccionarias, xenófobas y racistas.

"Yo considero que la solidaridad nacional debe ir dirigida a los franceses. No tengo nada contra los extranjeros, pero les digo: 'Si vienen a nuestro país no esperen ser atendidos, curados y que sus hijos sean educados gratuitamente'. Eso ahora se ha terminado", declaró. "Como ya no tenemos los medios de hacer eso, vamos a reservar nuestros esfuerzos y nuestra solidaridad a los más humildes, más modestos y más pobres de los nuestros", añadió.

Según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Francia gasta al año una media por alumno de 6.917 euros en la escuela primaria. Este promedio está por detrás de los de Alemania (7.579 euros) y España (7.288). Le Pen no ha especificado si las familias extranjeras que deseen escolarizar a sus hijos deben abonar ese importe en todo o en parte. En cuanto a los ilegales, el programa político del FN postula su expulsión sistemática.Reacciones indignadas

Las propuestas de la candidata ultra, que no figuraban en su programa de 2012, suscitaron reacciones indignadas en el resto de la clase política. La ministra de Educación Nacional, Enseñanza Superior e Investigación, la socialista Najat Vallaud-Belkacem, condenó unas palabras que "estropean la imagen de nuestro país y recuerdan a quienes parecían olvidarlo que la señora Le Pen rechaza inscribirse en el marco republicano que forja la historia y la fuerza de nuestra nación".

A su juicio, la líder frentista "prueba tanto su más total indiferencia con situaciones humanamente terribles que afectan a niños como su desconocimiento de todos los principios republicanos y todas las convenciones internacionales de las que Francia es signataria": la declaración universal y el convenio europeo de derechos humanos, la convención internacional sobre los derechos del niño y la propia Constitución gala.

En Francia el derecho a la educación está reconocido  constitucionalmente desde 1946 y la instrucción es obligatoria para los niños de ambos sexos, franceses y extranjeros de 6 a 16 años sin estar condicionada a la regularidad de la estancia de sus padres o sus responsables legales.

Etiquetas
Comentarios