Despliega el menú
Internacional

La conversación telefónica entre Trump y la presidenta de Taiwán hace historia y causa gran revuelo

Tras casi 40 años sin relaciones con EE. UU., la llamada ha causado malestar en China.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.
La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.
Reuters

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, conversó por teléfono este viernes con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en lo que supuso el primer contacto a ese nivel desde que Washington rompiera sus relaciones diplomáticas con Taipei en 1979. 

El equipo de transición de Trump informó en un comunicado que el presidente electo había hablado por teléfono con la mandataria taiwanesa, una llamada en la que ella felicitó al magnate por su victoria y ambos "señalaron los estrechos vínculos económicos, políticos y de seguridad existentes entre Taiwán y Estados Unidos".

Aunque desde China se calificó después la conversación de "irrelevante", la llamada entre Trump e Ing-wen obligó a la Casa Blanca a salir al paso para recordar que el único gobierno chino al que reconoce Washington desde 1979 es el de Pekín.

"Seguimos firmemente comprometidos con nuestra política de 'una sola China'", afirmó en un comunicado el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, Ned Price.

Según la CNN, ese pronunciamiento llegó después de que Pekín contactase con la Casa Blanca para pedir explicaciones sobre la comunicación con Taiwan.

Después de que estallase la polémica, el propio Trump quiso aclarar las circunstancias de la llamada con Ing-wen: "La presidenta de Taiwán me llamó hoy para felicitarme por ganar la Presidencia. ¡Gracias!".

"Es interesante cómo Estados Unidos vende millones de dólares a Taiwán en material militar, pero yo no debería aceptar una llamada de felicitación", agregó Trump, a través de su cuenta de Twitter.

El presidente electo se refirió así al contrato suscrito el año pasado por la Administración de Barack Obama por un valor de 1.830 millones de dólares y que incluyó dos fragatas, vehículos de asalto anfibio y misiles antitanque, entre otros equipos militares, para Taiwán, una venta que enfureció a Pekín.

La llamada había sido acordada previamente, dice Taiwán

Pero aunque Trump mantenga que fue Tsai la que le llamó para felicitarle, la portavoz del gobierno taiwanés dijo este sábado en rueda de prensa que la llamada fue en base a un "acuerdo preestablecido" entre ambos.

"Para Taiwán, las buenas relaciones en el estrecho de Formosa y las buenas relaciones con Estados Unidos son igualmente importantes y muy útiles para la paz y estabilidad en la región", señaló Huang.

El fundador de la conservadora y estadounidense Fundación Heritage, Edwin Feulner, desempeñó un importante papel para que se produjese este contacto, el primero de alto nivel entre ambos países en casi 40 años, informa la agencia taiwanesa CNA, citando una fuente anónima.

En Taiwán, este gesto es considerado un éxito político para la presidenta, en un momento en el que la mandataria se enfrenta a una caída de su popularidad y a las presiones de Pekín por su negativa a reconocer que la isla es parte de China.

Los expertos en política exterior afirman que la llamada podría alterar las relaciones entre Estados Unidos y China, ya que el gigante asiático considera a la isla de Taiwán como una provincia "rebelde" y parte del territorio bajo su soberanía.La reacción de China

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, minimizó este sábado el asunto al asegurar que la llamada era "un pequeño truco" de Taiwán que no alterará el respaldo de EE. UU. a su Ejecutivo.

No obstante, Wang Yi esperó que Washington no cambie su compromiso con el principio de "una sola China", por el que se aleja de las aspiraciones independentistas de Taiwán en favor de Pekín, ya que advirtió que ésa "es la base" para el desarrollo de los lazos bilaterales.  Sin relaciones desde hace 40 años

El expresidente demócrata Jimmy Carter declaró formalmente a Pekín como el único gobierno de China en 1979, lo cual terminó las relaciones diplomáticas formales de los EE. UU. con Taiwán, donde Washington cerró su embajada al año siguiente.

Etiquetas
Comentarios