Despliega el menú
Internacional

La Justicia Europea emitirá sus conclusiones sobre las cláusulas suelo

El alto tribunal español consideró que las cláusulas suelo que incluían las hipotecas de varias entidades eran "abusivas".

El abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) Paolo Mengozzi publicará sus conclusiones sobre la retroactividad o no de las cláusulas suelo en contratos hipotecarios en España, algo que puede costar a la banca española varios miles de millones de euros.

Las conclusiones de los abogados generales no son vinculantes, pero suelen marcar el camino que sigue el alto tribunal con sede en Luxemburgo en su sentencia, que se espera antes de finales de año, probablemente en otoño.

El dictamen de Mengozzi, especificará previsiblemente si la banca ha de devolver a los clientes los intereses cobrados de más con anterioridad al 9 de mayo de 2013, fecha en la que el Tribunal Supremo español declaró nulas estas cláusulas por falta de transparencia.

El alto tribunal español consideró que las cláusulas suelo que incluían las hipotecas de varias entidades eran "abusivas", ya que los clientes no podían comprender lo que significaban en términos económicos, de modo que las declaró nulas.

No obstante, tuvo en cuenta el impacto que podría tener esta nulidad sobre el aún frágil sistema bancario español, cuyos problemas mezclados con la tensión que pesaba sobre los países periféricos en la crisis del euro habían llevado un año antes a España a pedir a sus socios un préstamo de hasta 100.000 millones de euros para sanear la banca en dificultades.

El Supremo decidió que los bancos solo tendrían que devolver el dinero que obtuvieran con cláusulas suelo después de que se dictase la sentencia, es decir, de mayo de 2013 en adelante, y no con carácter retroactivo, algo sobre lo que Mengozzi se pronunciará.

CaixaBank ha cifrado en unos 1.250 millones de euros el coste que tendría la devolución total de las cláusulas suelo hipotecarias, de los que ya tiene provisionados 515 millones. BBVA, para la que un informe del banco de inversión Goldman Sachs estima un impacto de algo más de 1.800 millones de euros, acatará cualquier sentencia, igual que hicieron cuando se conoció la del Supremo, según explicó el consejero delegado, Carlos Torres Vila, durante la presentación de resultados de la entidad.

Al Banco Popular, Goldman le calcula un impacto de 334 millones de euros, en tanto que para Bankia alcanzaría 160 millones de euros, según la entidad estadounidense.

Pero durante la vista previa a la publicación de este dictamen, la defensa de las entidades esgrimió un informe del Banco de España, que no se ha hecho público, que apunta a que la cantidad total a devolver se encontraría entre los 5.000 y 7.600 millones de euros, una cantidad muy superior a la calculada por Goldman. Asimismo, durante la vista celebrada el pasado 26 de abril en luxemburgo, circuló un documento preparado por BBVA y Popular que cifraba el impacto en 5.800 millones.

Aunque no hay datos concretos, distintos cálculos estiman que entre el 30 y el 40 % de las hipotecas suscritas en España incluía el suelo entre sus condiciones, lo que afecta a más de dos millones de personas que han pagado de media 3.000 euros más al año.

Etiquetas
Comentarios