Despliega el menú
Internacional

​"Allá abajo hay cuatro"

Las palabras de esta mujer permitieron rescatar con vida a otras dos personas más, en la ciudad de Manta.

"Ñaño, allá abajo hay cuatro", fueron las primeras palabras de una joven ecuatoriana, que los bomberos de la ciudad de Quito lograron sacar de entre los escombros de un edificio, donde luego rescataron con vida a otras dos personas más, en la ciudad de Manta, una de las más afectadas por el terremoto que el pasado sábado sacudió el noroeste de Ecuador.

"Espérate ñaño (hermano), yo te aviso de los demás", decía la mujer mientras salía de un hueco y con ayuda de los bomberos se deslizaba entre hierros retorcidos y pedazos de una construcción.

Una vez que logró salir de entre los escombros, los bomberos y el personal de rescate le decían que no se levantara, al tiempo que le colocaban un collarín en el cuello y una tabla para sacarla del lugar, en tanto que otros le pedían los datos.

En medio de varias voces de hombres, se escuchaba la insistencia de la joven: "ñaño, ñaño, allá abajo hay cuatro", según se ve en un vídeo puesto en la cuenta de la red social Twitter de los bomberos de Quito, en el que informan del rescate de tres supervivientes en un centro comercial, sin precisar si hubo víctimas.

Hasta el momento se cifra en 413 los fallecidos y más de 2.000 los heridos por el terremoto del sábado en el noroeste de Ecuador.

Etiquetas
Comentarios