Despliega el menú
Internacional

Un alemán, detenido por la venta de los kaláshnikov con los que se atentó en París

La fiscalía alemana investiga si el joven vendió las armas a los terroristas.

La Fiscalía alemana investiga los posibles vínculos con los autores de los atentados de París de un ciudadano alemán de 24 años, detenido el pasado lunes y sospechoso de tráfico de armas.

Fuentes de la Fiscalía de Stuttgard (sur de Alemania) indicaron hoy de que el hombre es sospechoso de haber suministrado cuatro fusiles de asalto a una dirección en la capital francesa.

El popular diario 'Bild' había informado hoy del caso de este detenido, que presuntamente había entregado varios kaláshnikov a un comprador "presuntamente árabe" seis días antes de los atentados de París, el pasado 13 de noviembre.

La Fiscalía imputa al sospechoso de trasgresión de las leyes de armamento por modificar armas de fogueo -cuya posesión es legal- para convertirlas en armas de fuego, que luego vendía a través de la plataforma de internet "Darknet", a la que se accede anónimamente.

En un registro en la casa del sospechoso, que ha ingresado en prisión preventiva, se encontraron 16 armas.

Según 'Bild', las fuerzas de seguridad dieron con el hombre en el transcurso de una investigación conjunta entre la Fiscalía y las autoridades aduaneras de Fráncfort contra varias personas por la venta de armas, componentes para armas y munición en internet.

La dimensión del caso se destapó después de que las fuerzas especiales de la policía analizaran el contenido del teléfono inteligente del sospechoso, en el que hallaron cuatro mensajes que supuestamente confirman la venta de los cuatro kaláshnikov a un comprador árabe en París.

Mientras, en Berlín fueron puestos en libertad tres hombres detenidos el jueves por sospechas de preparar un atentado yihadista en el oeste del país.

Las detenciones se produjeron ayer, después de los registros realizados en una mezquita y un centro cultural adyacente y de que se incautara un coche relacionado con los dos sospechosos.

Inicialmente se sospechó que en el coche había explosivos pero no se encontró nada, como tampoco se hallaron pruebas inculpatorias en los registros realizados en sus domicilios.

Las autoridades relacionaban a los hombres, un sirio de 28 años y dos tunecinos de 25 y de 46 años, con la organización terrorista Estado Islámico (EI) y los catalogaron como "potencialmente peligrosos".

Las sospechas iniciales apuntaban, según los medios, a que los hombres pretendían transportar explosivos a Dortmund (oeste de Alemania) para perpetrar un atentado en esa ciudad.

La mezquita registrada, en el barrio berlinés de Charlottenburg, no está bajo observación permanente de los organismos de seguridad.

Etiquetas
Comentarios