Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

​Un potente atentado contra las fuerzas de seguridad egipcias causa 29 heridos en El Cairo

Ocurrió en el barrio de Shubra al Jeima y fue reivindicado por la filial egipcia del Estado Islámico.

Lugar del atentado.
?Un potente atentado contra las fuerzas de seguridad egipcias causa 29 heridos en El Cairo
Afp

La potente explosión de un coche bomba ante una de las sedes de las Fuerzas de Seguridad Nacional en las afueras de El Cairo causó heridas a 29 personas, seis de ellas agentes de policía, y cuantiosos daños materiales.

El atentado, ocurrido en el barrio de Shubra al Jeima, fue reivindicado por la filial egipcia del grupo extremista Estado Islámico (EI), que aseguró que fue en venganza por la ejecución, el pasado mayo, de seis yihadistas en un caso conocido como 'Arab Sharkas'.

Asimismo, 'Kutla al Saudá' (El bloque negro), un grupo prácticamente desconocido, también asumió la responsabilidad del ataque contra este cuerpo de los servicios de inteligencia egipcios, pocas horas después de la explosión.

Sin embargo, para el experto del Centro de Estudios Estratégicos Al Ahram, Emad Gad, el ataque, por sus dimensiones, solo pudo ser obra de un grupo como el Estado Islámico.

El analista de este centro estatal precisó que "este atentado supera las capacidades que pueda tener un grupo como Kutla al Saudá u otros grupos pequeños".

"El sonido de la explosión se escuchó durante unos 35 segundos. Había fuego por los alrededores del lugar y se movía todo, parecía un terremoto", aseguró el doctor Gauad Mahmud, de 57 años, dueño de una clínica de estética que quedó prácticamente destruida por la explosión.

Al igual que Mahmud, otros vecinos del inmueble contiguo a la sede de las fuerzas de seguridad describieron con terror lo sucedido.

"Nosotros solo pensamos en cómo salir corriendo de casa", relató Daurat Ahmed, de 48 años, mientras se colocaba aún nerviosa el velo que le cubría la cabeza y que no había podido ponerse apropiadamente.

El Ministerio del Interior informó de que un hombre aparcó el coche bomba frente al edificio de seguridad y luego escapó con otro en una motocicleta que le seguía de cerca, antes de detonar la carga explosiva por control remoto.

"A eso de las dos menos cuarto de la madrugada (11.45 GMT) escuchamos un ruido horrible, intentamos huir, pero se nos habían caído todos los muebles encima y los niños chillaban y lloraban. Pensamos que se estaba cayendo el edificio", relató Mohamed Shukuku, ingeniero de 38 años.

Mientras intenta poner orden en el salón de su casa a la amalgama de cristales, muebles y puertas rotas por la explosión, Shukuku revela a Efe que no supieron lo que pasaba hasta que salieron a la calle y vieron el "edificio de la seguridad nacional totalmente destruido y un agujero de un metro y medio de profundidad en el suelo".

El experto en grupos terroristas del centro Al Ahram no duda en vincular lo ocurrido con los Hermanos Musulmanes, el principal grupo político de Egipto, que fue prohibido y calificado de terrorista por las autoridades tras el golpe de Estado del 3 de julio de 2013.

Para Emad Gad, "todas las explosiones que ocurren tienen relación con (el presidente depuesto) Mohamed Mursi y, por lo tanto, con los Hermanos Musulmanes", grupo al que pertenece el ex jefe de Estado.

Según el analista, que defiende las mismas tesis que las autoridades, el grupo EI "en Egipto intenta castigar al pueblo y al Gobierno a la vez" por las manifestaciones masivas celebradas el 30 de junio de 2013 contra Mursi y la Hermandad.

"Están contra el Ejército y el pueblo, porque el pueblo fue quien echó a los Hermanos Musulmanes el 30 de junio", subrayó el experto antes de apuntar que, aunque la mayoría de los ataques terroristas están dirigidos contra las fuerzas de seguridad, estos grupos también actúan contra los ciudadanos.

Como ejemplo de las acciones dirigidas contra los civiles, Gad mencionó que los yihadistas "ponen aceite en los puentes para que haya accidentes, porque para ellos todos los egipcios los han traicionado".

Por otra parte, indicó que la reciente ley antiterrorista aprobada por el presidente Abdelfatah al Sisi, que ha sido muy criticada por ONGs y periodistas, contribuirá a "reducir el número de ciudadanos que cooperan con las agrupaciones terroristas".

"Con los terroristas solo hay una solución, que es acabar con ellos, porque no obedecen a las palabras y no tienen miedo al castigo", concluyó este experto, que, al igual que las autoridades, no cree en la apertura de un diálogo para tratar este fenómeno que lleva castigando a Egipto desde hace ya más de dos años. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión