Despliega el menú
Internacional

​El Bundestag vota el tercer rescate para Grecia

Los pronósticos indican que la cámara baja alemana lo respaldará de forma mayoritaria.

La canciller alemana, Angela Merkel, conversa con el jefe del grupo parlamentario conservador durante la reunión del lunes por la tarde.
La canciller alemana, Angela Merkel, conversa con el jefe del grupo parlamentario conservador durante la reunión del lunes por la tarde.
Efe

El Bundestag (cámara baja alemana) vota el martes el tercer rescate a Grecia y previsiblemente lo respaldará de forma mayoritaria, pese al creciente escepticismo social y el esperado voto en contra de los extremos del arco parlamentario.

La sesión extraordinaria del pleno comenzará a las 9.00 hora local (7.00 GMT) con la intervención de la canciller Angela Merkel, que pedirá al parlamento su respaldo al acuerdo por el que Grecia recibirá otros 86.000 millones de euros (23.200 millones de Alemania) en tres años a cambio de un duro paquete de reformas estructurales y ajustes fiscales.

Merkel ha valorado el acuerdo que el Gobierno heleno alcanzó con los representantes de los acreedores, que ya han aprobado tanto el Parlamento griego como el Eurogrupo y, aunque "no se puede hablar de seguridad" absoluta, según sus propias palabras, sí que cree que este programa da lugar a "cierta esperanza".

La canciller, más allá de los detalles de un texto que llegó a calificar de "duro" para Grecia, ha buscado la permanencia de Atenas en el euro esgrimiendo criterios políticos más allá de los meramente económicos, a los que sin embargo también ha prestado atención.

La mejora de la competitividad económica griega y el saneamiento de las cuentas públicas juegan un papel relevante en la retórica de Merkel, al tiempo que ha defendido que a su país sólo le podrá ir bien a largo plazo si toda Europa se recupera de la crisis.

"No sólo hemos decidido sobre Grecia. Hemos decidido por una Europa fuerte y una eurozona fuerte", recalcó ante el Parlamento cuando pidió al Bundestag el mandato para negociar con Atenas un tercer rescate.

También está previsto que defienda el "sí" el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que fue quien, desde una posición más escéptica, llegó a plantear una "salida temporal" de Grecia de la eurozona durante las negociaciones maratonianas de julio.

Schäuble ha subrayado que el nuevo rescate implica "un duro proceso de ajuste" para Grecia, pero que ése es a su juicio el único camino para permanecer dentro de la eurozona.

"Eso es lo que llevo diciendo desde hace muchos años. Grecia sólo puede lograrlo como miembro de la eurozona realizando esfuerzos extraordinarios", señaló.

En el Bundestag el Gobierno alemán tiene la seguridad de cosechar un amplio respaldo ya que la gran coalición de conservadores y socialdemócratas que lo sustenta cuenta con el 80 % de los escaños.

Pese a que no hay disciplina de partido, se espera que la gran mayoría de los parlamentarios del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) y de Los Verdes voten a favor del tercer rescate y que casi todos los diputados de La Izquierda voten en contra o se abstengan.

En Alemania se van a seguir con lupa los resultados dentro del grupo parlamentario conservador, ya que cada vez hay una sección más nutrida de miembros que disienten abiertamente de las tesis que defiende Merkel.

En la última votación, el 17 de julio, cuando se decidió abrir negociaciones para un tercer rescate, 60 diputados conservadores votaron en contra y cinco se abstuvieron, mientras que 241 respaldaron la propuesta de la canciller.

Estos 60 diputados son casi el 20 % de los 311 del grupo conservador y la mitad de los 119 que dijeron "no" a un rescate en el Bundestag, integrado por 631 escaños.

Sus argumentos van desde la insostenibilidad de las cuentas públicas helenas a las dudas sobre la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el último rescate, pasando por el mantenimiento de la legalidad comunitaria, que prohíbe las transferencias entre miembros de la eurozona.

El lunes por la tarde lha tenido lugar una reunión preparatoria del grupo parlamentario conservador, en la que se ha realizado un simulacro de votación para tantear el terreno.

El número de conservadores críticos se estima ahora similar y los comentaristas no se ponen de acuerdo sobre la cifra a partir de la cual se puede resentir el liderazgo de Merkel dentro de su partido y, consecuentemente, en Alemania.

La canciller es, junto a Schäuble, uno de los políticos mejor valorados en Alemania y su CDU disfruta desde hace semanas de una intención de voto por encima del 40 %, a más de 15 puntos de la siguiente fuerza, el SPD.

El Memorando de Entendimiento suscrito entre Grecia y sus acreedores la semana pasada debe recibir el visto bueno del pleno del parlamento alemán, como todas las cuestiones que afectan a los presupuestos.

Etiquetas
Comentarios