Internacional

El Parlamento griego aprueba el tercer plan de rescate tras una noche de debate

La sesión de aprobación ha sido maratoniana y las disidencias dentro de Syriza se han hecho evidentes.

El primer ministro griegos, Alexis Tsipras.
El primer ministro griegos, Alexis Tsipras.
Efe

El Parlamento de Grecia ha aprobado este viernes por la mañana las medidas necesarias para recibir el tercer rescate financiero, de tal forma que sólo quedaría el visto bueno de los socios de la UE para que el país pudiese recibir un primer tramo de ayuda.

El acuerdo ha salido adelante de forma holgada, con el apoyo de 222 de los 300 legisladores que componen el Parlamento. Sin embargo, también ha recibido 64 votos en contra --32 de ellos de miembros de SYRIZA-- que se suman a once abstenciones y tres ausencias.

La votación ha puesto fin a un debate que comenzó a las 3.45 horas (una hora menos en la España peninsular) y en el que estaba en juego un plan de ayuda de hasta 85.000 millones de euros. Con el 'sí' mayoritario, los diputados han aceptado la adopción de nuevas medidas de austeridad a cambio del rescate.

El primer ministro heleno, Alexis Tsipras, tomó la palabra antes de la votación para pedir a los diputados que respaldasen el acuerdo como un gesto "necesario" para el país. Tsipras defendió también la gestión de su ministro de Finanzas, Euclid Tsakalotos, en las negociaciones y alabó su resistencia para evitar el crédito puente, toda vez que esta ayuda provisional habría sumido a Grecia en una "crisis sin fin".

Sin embargo, los mensajes de Tsipras han seguido sin convencer a todos sus compañeros de grupo. Parte de la coalición gobernante, Syriza, se ha desmarcado del acuerdo, al que en cambio sí se han sumado diputados de los principales partidos de la oposición, entre ellos el conservador Nueva Democracia.

Una de las voces que se ha posicionado en contra de los compromisos aparejados al tercer rescate es la del exministro de Finanzas Yanis Varufakis, que ha hablado de un "acuerdo humillante" y ha criticado que no recoja expresamente una quita de deuda. Para Varufakis, el texto es un "campo minado de eufemismos", según medios locales.

Etiquetas
Comentarios