Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

​Un hombre detenido como sospechoso terrorista tras fotografiar una iglesia

Bélgica es el país más afectado por el fenómeno de los llamados "combatientes extranjeros".

Un sirio residente en Bélgica desde hace seis años permaneció detenido durante casi 24 horas por fotografiar una iglesia en la localidad de Laarne, cerca de Gante (norte de Bélgica), un gesto que despertó las sospechas de la policía, que temió la posibilidad de que se tratara de un terrorista.

El pasado domingo el hombre, identificado como "Amar", tomó tres fotografías de la iglesia de Laarne con su teléfono móvil, y al rato aparecieron en su casa una docena de policías para interrogarle y confiscar su teléfono móvil y su portátil.

Además, fue privado de libertad durante 23 horas y media, informó este miércoles la cadena francófona de televisión RTBF.

Según ha explicado el afectado, la presencia de un grupo numeroso de personas ante la iglesia de Laarne le hizo pensar en una antigua fotografía que había visto en casa de una amiga que vive precisamente en esa localidad.

"Querían saber si yo era un yihadista, pero no soy un terrorista", ha explicado Amar a la cadena de televisión flamenca VRT.

Aunque Amar entiende que la policía esté vigilante estos días, después de que Bélgica haya elevado el nivel de alerta ante un posible atentado terrorista, opina que lo que le ha pasado es "exagerado".

Por otra parte, la fiscalía de Termonde ha confirmado que no se han encontrado elementos que permitan considerar al hombre sospechoso de ningún delito.

El incidente, tras los atentados de París y el desmantelamiento hace un par de semanas de una supuesta célula terrorista en Verviers y Bruselas, ilustra el clima de nerviosismo que existe estos días entre la policía belga.

Precisamente este martes tres sospechosos fueron también detenidos en Harelbeke, otra localidad de la región de Flandes (norte), y liberados horas más tarde, cuando se descartó su peligrosidad.

Los jóvenes -de 19, 21 y 24 años- fueron arrestados tras ser vistos en un vehículo estacionado en las proximidades de la comisaría de ese municipio.

Su presencia se debía a que esperaban a un amigo.

En el registro del vehículo, la policía encontró dos armas falsas y un Corán, que en un primer momento tomó como escritos islamistas, lo que motivó la detención.

Bélgica es el país por número de habitantes más afectado por el fenómeno de los llamados "combatientes extranjeros", personas con pasaporte europeo que salen de la Unión Europea (UE) para sumarse a las filas de la "yihad" en zonas de conflicto como Siria e Irak y regresan a territorio comunitario radicalizados. 

Etiquetas