Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

La UE multa al Reino Unido y Cameron mantiene que incumplirá los plazos

El 'premier' británico rechazó la "magnitud" de la petición de la UE a pesar de la amenaza.

Reino Unido
La UE multa al Reino Unido y Cameron mantiene que incumplirá los plazos

El primer ministro británico, David Cameron, sostuvo ante el Parlamento británico que el Reino Unido incumplirá la "inaceptable" exigencia de pagar el 1 de diciembre 2.100 millones de euros adicionales para el presupuesto de la Unión Europea (UE).

En una comparecencia ante la Cámara de los Comunes, el jefe del Gobierno británico rechazó la "magnitud" de la petición económica y el calendario marcado por Bruselas, a pesar de que la Comisión Europea (CE) ha amenazado con multar al Reino Unido si se retrasa en el pago.

"No vamos a pagar una cantidad como esa. Eso está claro. Sencillamente, no es aceptable que la Unión Europea haga esa clase de peticiones, y menos que lo haga a través de un proceso de urgencia, con un plazo de tan solo un mes", afirmó.

Cameron recalcó que su Gobierno se opondrá de "todas las formas posibles" a la petición europea y analizará "en detalle" las cifras ofrecidas por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, que han llevado a reajustar las aportaciones de los países de la Unión al presupuesto comunitario.

El jefe de la oposición laborista, Ed Miliband, puso en duda por su parte que el Ejecutivo británico no conociera de antemano la petición de Bruselas, ante lo que Cameron aseguró que su Gobierno se ha visto "sorprendido" por la magnitud de la cifra que demanda la UE, que corresponde a cerca de una quinta parte de la contribución anual de Londres a la Unión Europea.

"El Reino Unido está creciendo a un ritmo del tres por ciento anual mientras otras economías lo hacen mucho más lento. No es sorprendente que el Reino Unido tenga que pagar un poco más este año. Pero lo que nunca había pasado antes es que nos pidieran 2.100 millones de euros", insistió el primer ministro.

"Se trata del dinero de los contribuyentes británicos, y no es un cargo pequeño, sino una vasta suma", señaló el "premier" conservador, que subrayó que la nueva aportación debe ser "examinada con detenimiento".

Además de su desacuerdo con la cantidad que demanda Bruselas, Cameron subrayó su rechazo al plazo que se ha dado a los países para cumplir con el pago y aseguró que "no existe una necesidad inminente" para recaudar esos fondos.

Cameron añadió que su postura cuenta con el beneplácito de países como Holanda, Italia, Malta y Grecia, y consideró "perverso" que Atenas deba asimismo incrementar su contribución cuando ha estado "en el centro de la crisis económica".

El Ejecutivo comunitario ha revisado el comportamiento de las economías europeas desde 1995, lo que le ha llevado a reclamar nuevas aportaciones a algunos países y a anunciar devoluciones para otros, como Francia y Alemania.

"La Unión Europea debe cambiar. Debe recuperar la confianza y eso comienza por comprender y respetar el hecho de que esos pagos y reajustes juegan con los impuestos que con esfuerzo han reunido sus ciudadanos", afirmó Cameron.

Etiquetas