Despliega el menú
Internacional

Polémicas escuchas

Los líderes europeos, unánimes en su indignación por el espionaje de EE. UU.

El escándalo del espionaje se ha convertido en el protagonista absoluto de la cumbre en Bruselas, eclipsando cuestiones como la unión bancaria o la economía digital.

Merkel se reunió con Hollande antes de comenzar la cumbre
Los líderes europeos, unánimes en su indignación por el espionaje de EE. UU.
REUTERS

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho se han mostrado este jueves unánimes en su indignación por el supuesto espionaje de Estados Unidos a ciudadanos e instituciones de la UE --incluyendo el móvil de la canciller alemana, Angela Merkel-- aunque han evitado hablar de represalias más allá de un refuerzo de las normas comunitarias sobre protección de datos. 

"Espiarse entre amigos es inaceptable", ha dicho una inusualmente contundente Merkel a su llegada a la reunión del Consejo Europeo. El escándalo del espionaje --que no figuraba en la agenda-- se ha convertido en el protagonista absoluto de la cumbre, eclipsando al resto de cuestiones que estaba previsto abordar este viernes como la unión bancaria o la economía digital.

La canciller alemana ha explicado que ha transmitido personalmente sus críticas al presidente norteamericano, Barack Obama, en una conversación telefónica mantenida este miércoles cuando se supo que su móvil podría haber sido pinchado por la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA). "No se trata principalmente de mí, sino de todos los ciudadanos", ha dicho.

La canciller ha señalado que la UE y Estados Unidos son aliados que se enfrentan a desafíos comunes pero ha subrayado que "esta alianza solo puede basarse en la confianza", que "tiene que ser restablecida". Por ello, ha pedido reflexionar sobre "qué tipo de acuerdos de protección de datos necesitamos".

Con la misma contundencia se ha expresado la vicepresidenta de la Comisión, Viviane Reding, para quien "los más recientes escándalos de espionaje muestran que la protección de datos debe aplicarse a todo el mundo, ya sea a los correos electrónicos de los ciudadanos o al teléfono móvil de Merkel".

Reding ha pedido a los Gobiernos que apoyen su propuesta para reforzar las normas de la UE sobre protección de datos en Internet. "Esta sería la declaración de independencia de Europa. Solo entonces Europa puede hacer frente de forma creíble a Estados Unidos", ha sostenido.

Por su parte, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, ha alertado de que el espionaje masivo puede conducir al totalitarismo. "En una parte de Alemania había una policía política que espiaba en la vida de la gente cada día. Así que sabemos lo que significa el totalitarismo. Y sabemos qué ocurre cuando el Estado usa poderes que se entrometen en la vida de las personas", ha subrayado.

El primer ministro belga, Elio Di Rupo, ha pedido a Estados Unidos que cese sus actividades de espionaje a los socios europeos y ha defendido que la UE adopte medidas para protegerse. "No podemos aceptar de nadie este espionaje sistemático y habrá que tomar medidas --ha afirmado--. No podemos imaginar medidas únicamente a escala de un país, como Bélgica que es un país de talla mediana. Hay que tomar medidas europeas".

Llamamientos a la prudencia

Más escéptico se ha mostrado el primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, que ha expresado sus dudas sobre la veracidad de las acusaciones y ha apuntado que ninguna norma europea hubiera frenado a la NSA. "A nadie le gusta que le escuchen, legal o ilegalmente", ha reconocido Katainen. "No sé qué podemos hacer a nivel europeo porque, si esto ha pasado, ninguna legislación europea lo hubiera impedido", ha agregado.

También el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, ha hecho un llamamiento a la "prudencia". "Necesitamos medidas para lograr el equilibrio entre la búsqueda de información y las garantías de que se respeta la integridad personal", ha dicho Reinfeldt, que ha recordado la necesidad de acceder a cierta información como parte de la lucha contra el terrorismo.

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, se ha declarado "consternado" por el supuesto espionaje pero ha admitido: "Siempre trabajo sobre la base de que las llamadas que hago están siendo escuchadas". Y su homólogo holandés, Mark Rutte, ha dicho que no le consta que Estados Unidos espíe también sus llamadas.

Las condenas al espionaje de Estados Unidos han llegado también del primer ministro italiano, Enrico Letta, --"Es inconcebible e inaceptable que se dé una actividad de espionaje de este tipo", ha dicho-- y del vicecanciller austriaco, Michael Spindeleger, que ha reclamado una investigación, porque "no puede ser que entre países amigos haya espionaje". "La relación de confianza mutua ha sufrido", ha señalado.

Norma de protección de datos

Pero al margen de las declaraciones, la única iniciativa concreta que tenían previsto adoptar los líderes europeos es el calendario de aprobación de la norma sobre protección de datos. El acuerdo debe cerrarse antes de las elecciones europeas de mayo de 2014, según figura en las conclusiones del Consejo Europeo.

Solo la Eurocámara ha pedido hasta ahora represalias para la actuación de Estados Unidos. En concreto, este miércoles reclamó la suspensión del acuerdo para transferir datos bancarios europeos a Washington para la lucha antiterrorista. Pero la Comisión ya ha dicho que no existen indicios de que la administración norteamericana haya incumplido este pacto y que por ello seguirá en vigor.

El presidente del Parlamento, Martin Schulz, ha dicho que el espionaje de Estados Unidos refleja la "caída de la calidad de su democracia".

Etiquetas