Internacional

Tragedia en Italia

Ya son más de 200 los fallecidos en el naufragio de Lampedusa

Los socorristas ya han recuperado 110 cadáveres del naufragio de la embarcación de inmigrantes. Otro centenar de víctimas mortales siguen atrapadas en el interior del casco del barco.

Tragedia en Lampedusa
Tragedia en Lampedusa
EFE

Los equipos de emergencia ya han recuperado los cadáveres de al menos 110 personas que viajaban en el barco siniestrado este jueves frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa con centenares de emigrantes somalíes y eritreos a bordo, según han informado este viernes los medios locales.

Según los servicios de guardacostas, de momento han sido recuperados los cuerpos sin vida de 49 mujeres y cuatro niños. Aparte, decenas de víctimas mortales, posiblemente hasta un centenar, siguen atrapadas en el interior del casco del barco.

El barco se incendió a poca distancia de Lampedusa. Según el diario 'La Repubblica', los inmigrantes habían encendido una hoguera para indicar su posición, pero las llamas se propagaron rápidamente por la cubierta, en la que se estima que había entre 300 y 500 personas.

De momento han sido rescatadas con vida 155 personas, incluidas seis mujeres y dos niños. Dos mujeres embarazadas han sido trasladadas a Palermo, en Sicilia, y otras tres personas se encuentran ingresadas en la propia isla de Lampedusa.

El Gobierno italiano ha decretado un día de luto nacional para este viernes. El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, se ha mostrado afligido por la tragedia y ha instado a la Unión Europea a tomar "decisiones y acciones" sobre el flujo de inmigrantes en las costas italianas.

El líder de la formación ultraderechista Lega Nord, Umberto Bossi, ha aprovechado políticamente la tragedia para afirmar que "la responsabilidad moral" de lo sucedido recae en la ministra de Integración, Cecile Kyenge, cuya política "hipócrita y buenista" de "difusión, sin filtros, de mensajes de acogida" ha causado "más víctimas que una guerra".

En respuesta, la ministra (de origen congoleño y víctima, en el pasado, de comentarios racistas de miembros de este partido) ha declarado que las palabras de Bossi son, "sobre todo, una ofensa a las víctimas y a la conciencia de los ciudadanos italianos".

La tragedia

Italia despertó este jueves con la noticia de una nueva tragedia ocurrida en aguas de la isla de Lampedusa, con el naufragio de una embarcación en la que viajaban cerca de 500 personas y que, por el momento, ha dejado más de cien víctimas mortales y doscientos desaparecidos.

Durante toda la jornada, los servicios de socorro rescataron de las aguas del Mediterráneo cuerpos sin vida, que fueron trasladados a los muelles de la isla, mientras que los buzos de la Guardia Costera localizaron entre los restos de la embarcación, que se encuentran a media milla de Lampedusa, decenas de cadáveres.

Según el testimonio de algunos de los 155 supervivientes de la tragedia, que aseguraron ser de nacionalidad eritrea y somalí, la embarcación, que inició su travesía en las costas de Libia, se incendió y acabó volcando, con lo que los indocumentados cayeron al mar, quedando atrapados algunos de ellos bajo la estructura de la barcaza.

Algunas reconstrucciones indican que el fuego pudo ser originado por un cortocircuito, mientras que otras señalan que fueron los propios inmigrantes los que decidieran encender un fuego para ser localizados, puesto que no pudieron contactar con los servicios de rescate a través de un teléfono.

Con esta nueva tragedia, por la que Italia ha decretado día de luto nacional para mañana, Lampedusa, considerada como una de las puertas de acceso a Europa por los inmigrantes dada su cercanía a las costas africanas, ha vuelto a ser testigo de una travesía frustrada para aquellos que buscan en el viejo continente un futuro mejor huyendo de los conflictos y de la hambrunas en sus países.

Los medios de comunicación italianos se hicieron eco de las dramáticas escenas que se vivieron en la isla, donde los cadáveres de los indocumentados se agolpaban en sus muelles, mientras se intentaba dar cobijo a los supervivientes y los equipos de rescate mantenían una actividad frenética para intentar localizar a los desaparecidos.

"No sabemos dónde meter ni a los vivos, ni a los muertos", lamentaba la alcaldesa de Lampedusa, Giusy Nicolini, consciente de que la situación también es dramática en el centro de acogida de la isla, en el que actualmente se alojan 1.350 personas a pesar de que tiene una capacidad para cerca de 300.

La alcaldesa hizo patente además la extenuación que se vive en la isla: "¡Basta! ¿A qué estamos esperando? Lo que está pasando en Lampedusa es un horror continuo".

La tragedia es la tercera que se registra en pocas semanas y ha vuelto a poner en primer plano los problemas de la inmigración ilegal.

En esta línea se anunciaron asimismo denuncias por omisión de socorro, ante los testimonios que indican que tres pesqueros no prestaron ayuda a la embarcación cuando se encontraba en mar abierto.

En Italia el suceso ha despertado una fuerte conmoción, y en un momento de plena ebullición política, después de que el primer ministro, Enrico Letta, superara dos mociones de confianza en el Parlamento poniendo fin a una crisis de Gobierno abierta el pasado sábado, la actividad de los dirigentes del país ha quedado en un segundo plano.

Instituciones y políticos se mostraron consternados por lo sucedido y expresaron de forma unánime sus condolencias, a la vez que pidieron que se ponga freno al continuo drama humano que se vive en las costas del sur de Italia.

Etiquetas