Internacional
Suscríbete por 1€

Irán

Rohaní quiere mejorar relaciones internacionales y resolver la cuestión nuclear

El nuevo presidente iraní ha tomado posesión de su cargo ante el Parlamento de la República Islámica para los próximos cuatro años.

El presidente iraní tras jurar su cargo
El presidente iraní tras jurar su cargo
EFE

El nuevo presidente de Irán, el clérigo chií moderado Hasan Rohaní, ha reiterado este domingo al tomar posesión que tratará de mantener unas relaciones constructivas con el resto del mundo, mejorar la situación económica y resolver la cuestión nuclear durante su mandato.

Rohaní, que ha jurado el cargo ante el Parlamento de la República Islámica para los próximos cuatro años, ha recordado en su intervención a las mujeres discriminadas y dependientes de los varones en Irán, y ha dicho que su Gobierno intentará "atender sus demandas de derechos" y "crear oportunidades iguales" para ambos sexos.

En su discurso, Rohaní, que ha llegado a la Presidencia respaldado por los reformistas del régimen, ha reiterado las ideas que ha mantenido desde que presentó su candidatura y, respecto a las relaciones exteriores, ha recalcado que Irán mantendrá "una interacción constructiva y en pie de igualdad" con el resto del mundo.

"La transparencia es la llave para abrir las puertas de la confianza" con los demás países, ha dicho Rohaní, quien ha agregado que "no puede ser unilateral (...) en las relaciones bilaterales y multilaterales", con lo que pedía claridad en su relación con Irán a los estados occidentales.

En relación con las sanciones internacionales impuestas a Irán por su programa atómico, en especial por EE. UU. y la UE, Rohaní ha insistido en que "no se puede vencer a los iraníes sometiéndoles a sanciones o amenazándoles con la guerra".

"Irán nunca ha buscado la guerra con el mundo y nos centraremos en refrenar a los belicistas", ha indicado en referencia a las advertencias de EE. UU. e Israel de usar la fuerza militar contra los iraníes para frenar sus actividades nucleares.

En la cuestión del programa nuclear iraní "tiene que haber un diálogo desde una posición de igualdad", ha insistido, y ha apostillado: "Si quieren una respuesta adecuada, no nos hablen con el lenguaje de las sanciones, sino con un lenguaje de respeto", lo que ha desencadenado los aplausos del Parlamento.

Algunos gobiernos, con el de Washington a la cabeza, creen que el programa nuclear iraní puede tener una vertiente militar, lo que ha propiciado las sanciones que estrangulan la economía de Irán, mientras Teherán asegura que es exclusivamente civil y pacífico.

Sobre la política de Oriente Medio, en la que Teherán entre otras cosas es el principal aliado del régimen sirio del presidente Bachar al Asad, en contra de la postura de Occidente y la mayor parte de los países árabes, Rohaní ha aseverado que "la República islámica de Irán busca paz y estabilidad en la zona".

"Irán es el ancla de la estabilidad en la región", ha agregado el nuevo gobernante iraní, quien ha afirmado que "no pretendemos cambiar los limites (de los estados) o los gobiernos, pues el régimen político de cada país depende del deseo de su propio pueblo".

Ha defendido el cambio y ha dicho que, para promoverlo, lo han elegido los iraníes: "El pueblo quiere un cambio y mejoras, la gente quiere mantenerse alejada de la pobreza y la discriminación, quiere tener dignidad y vivir en un ambiente libre, espiritual y racional".

Para mejorar la situación económica, pidió a los responsables públicos que se unan "en la lucha contra la corrupción" y para favorecer un mejor uso de los recursos nacionales, con el fin de "acabar con la pobreza y la discriminación".

En la ceremonia oficial de investidura han intervenido antes del discurso de Rohaní como presidente los jefes del Parlamento y Poder Judicial, los hermanos Ali y Sadeq Amoli Lariyani.

A la investidura, según los organizadores, han acudido representantes de 50 países y organismos internacionales, entre ellos diez presidentes y el vicesecretario general de la ONU, Jan Kubish.

Como invitados especiales asistieron el antiguo jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, y el exprimer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad.

El presidente saliente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, cuya elección para su segundo mandato en 2009 fue tachada de fraudulenta por la oposición reformista, y que ha estado enfrentado al Parlamento durante los últimos tres años, no estuvo presente.

La Agencia Laboral de Noticias Iraní (ILNA) difundió la lista del gabinete planteado por Rohaní, que tendrá que confirmar el Parlamento, que ya ha apuntado que no ratificará a ministros de reconocida trayectoria reformista.

Etiquetas