Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Brasil

Los manifestantes vuelven a enfrentarse a la Policía en Brasil

La disturbios más graves ocurrieron cerca del estadio Arena Castelao, en Fortaleza, donde España e Italia disputaban la semifinal de la Copa Confederaciones.

César Muñoz. Río de Janeiro Actualizada 28/06/2013 a las 08:53
2 Comentarios
Enfrentamientos entre manifestantes y policías cerca del estadio Arena CastelaoEFE

Las inmediaciones de un estadio de fútbol en Brasil se convirtieron una vez más en área de conflicto entre la Policía y los manifestantes, que aprovechan la atención por la Copa Confederaciones para airear sus reclamaciones.

Después de los graves disturbios ocurridos el miércoles en Belo Horizonte, donde se disputó el partido semifinal entre Brasil y Uruguay, esta vez los enfrentamientos más graves ocurrieron cerca del estadio Arena Castelao, en Fortaleza y donde jugaban España e Italia.

Como en anteriores ocasiones, un pequeño grupo de manifestantes, de entre los 5.000 que participan en la protesta, intentaron atravesar un bloqueo de la Policía para llegar al estadio.

Derrumbaron parte de las vallas metálicas, arrancaron señales de tráfico y lanzaron piedras y otros objetos a los agentes antidisturbios, que respondieron con gases lacrimógenos y disparos de balas de goma.

El grupo quemó algunos vehículos y dirigió su furia en particular hacia automóviles de la prensa. Unas siete personas fueron heridas y hubo decenas de detenidos, según fuentes policiales.

La protesta fue organizada por estudiantes y reforzada por militantes de grupos como el Movimiento de los Sin Tierra (MST) y otras organizaciones sociales.

Protestas por todo el país

En Porto Alegre, capital del estado de Río Grande do Sul, limítrofe con Argentina y Uruguay, un grupo reducido de otros 5.000 manifestantes que participaron en la protesta también se enfrentó a la policía, pero en el resto del país las movilizaciones fueron pacíficas y de menor tamaño que en días anteriores.

En Río de Janeiro otras 5.000 personas se congregaron en el centro con numerosas reclamaciones, entre ellas el rechazo al gasto público por la organización de la Copa Confederaciones y el Mundial de 2014.

Para Paulo Henrique Lima, de 24 años, que lideraba a los manifestantes en un automóvil con altavoces, el objetivo era "llevar a personas para la calle para continuar la lucha", según dijo.

En la movilización participaron algunos indígenas que fueron desalojados de un antiguo museo en Río de Janeiro por las obras para el Mundial.

También había un grupo de bomberos que pedía una base salarial nacional para profesionales de seguridad pública.

El subteniente Macedo dijo que los bomberos aprovechaban la insatisfacción popular para presionar al Gobierno para avanzar en ese proyecto de ley. "Tenemos que usar este momento para ver si los políticos nos prestan más atención", dijo.

En Brasilia, unos 3.000 estudiantes marcharon para exigir que el 10 % del Producto Interior Bruto (PIB) se destine a la educación.

Las reivindicaciones

También protestaron contra la corrupción, la homofobia y demandaron mejores servicios públicos, entre otros asuntos, reivindicaciones que se han repetido en todo el país desde que las manifestaciones se iniciaran en Sao Paulo el 10 de junio inicialmente por un alza del precio del transporte público.

Los estudiantes respaldaron la celebración de un plebiscito para forzar una reforma política estancada en el Congreso desde hace quince años, tal como ha propuesto la presidenta Dilma Rousseff.

La mandataria trató el tema en una reunión con líderes de los partidos de la base oficialista en el Parlamento, según el ministro de Educación, Aloizio Mercandante.

El alto funcionario aseveró que el plebiscito permitirá que la sociedad opine sobre el asunto, pero la "palabra final" la tendrá el Congreso, pues la Constitución dice que las leyes electorales son "de su exclusiva competencia", explicó.

No obstante, consideró que, una vez realizado el plebiscito, "sería impensable que el Congreso se niegue a aceptar lo que el pueblo proponga".

Las manifestaciones ya han tenido efecto en la Legislatura, pues esta semana la Cámara de Diputados rechazó un proyecto de ley que excluía a la Fiscalía de las investigaciones de corruptelas, y además destinó el 75 % de las regalías del petróleo a la educación y el otro 25 % a la salud.

La movilización tuvo su momento álgido el 20 de junio, cuando 1,2 millones de personas salieron a la calle en todo el país, y desde entonces ha perdido fuerza.

Hasta ahora cinco personas han muerto, incluido un joven que perdió la vida este jueves en el hospital tras caer de un viaducto durante la protesta del miércoles en Belo Horizonte.

Tres personas murieron atropelladas en protestas y una cuarta sufrió un paro cardíaco tras inhalar gases lacrimógenos.


  • hxc28/06/13 00:00
    Porque aquí hay que intentar criminalizar todo cuanto antes para generar opinión contraria a las protestar y favorable a la sumisión. Si vendes que todos son unos violentos terroristas la opinión es bastante mas negativa, que si dices que son ciudadanos normales.
  • interesante28/06/13 00:00
    En Brasil los que intentan llegar a la policia, son un grupusculo... y en España son todos los manifestantes y puede llegar al colapso... porque esa diferenciacion


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo