Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Egipto

El fallo por la masacre de Port Said despierta un nuevo brote de violencia en El Cairo

Al menos dos manifestantes murieron en los choques con la policía en el centro de la capital egipcia.

Efe. El Cairo Actualizada 09/03/2013 a las 19:52
0 Comentarios
Uno de los heridos en El Cairo es trasladadoAFP

La sentencia por la masacre del año pasado en el estadio de Port Said hizo rebrotar la violencia en las calles de El Cairo, pese a que se temía una reacción aún más devastadora de los aficionados de los equipos implicados.

Al menos dos manifestantes murieron en los choques con la policía en el centro de la capital, que estallaron poco después de que los ultras del equipo cairota del Al Ahly incendiasen un club de oficiales de policía y la sede de la Federación Egipcia de Fútbol.

La confusa sentencia, leída por el juez Sobhi Abdelmeguid en la Academia de Policía, a las afueras de El Cairo, hizo que por unos momentos nadie supiera muy bien cómo reaccionar.

En el fallo, el tribunal penal confirmaba la pena de muerte contra 21 acusados -que ya habían sido condenados a finales de enero-, ordenaba cadena perpetua para otros cinco, castigaba con distintas penas de prisión a 19, y absolvía a 28 inculpados.

Dos altos cargos policiales de Port Said, entre ellos el director de la seguridad de la ciudad, Esam Samak, eran castigados con quince años de cárcel, mientras que otros siete policías eran absueltos.

El país contuvo en ese momento la respiración a la espera de cómo recibirían los seguidores radicales de Al Ahly y los habitantes de Port Said la sentencia.

Tras unos instantes de alegría inicial, los 'Ultras Ahlawy', como se hacen llamar los radicales del Ahly, decidieron que la sentencia no colmaba sus aspiraciones y prendieron fuego al Club de Oficiales de la Policía, en la isla de Zamalek, muy cerca de la sede de su equipo.

Cuando ya se elevaban grandes columnas de humo sobre el cielo de El Cairo, los hinchas la emprendieron con el edificio de la Federación Egipcia de Fútbol, que también fue saqueado y posteriormente incendiado.

Más tarde llevaron sus protestas hacia el centro de El Cairo, donde desde hace semanas manifestantes y policía se enfrentan prácticamente a diario.

Al menos dos personas perdieron la vida en esos choques frente al céntrico hotel Semiramis -que también fue atacado-, sobre el puente de Qasr el Nil, dijeron fuentes de la seguridad.

Uno de los manifestantes falleció asfixiado por los gases lacrimógenos y el otro por disparos de balines, que hirieron a varias personas más.

74 muertos

La mayoría de los 74 muertos en la tragedia de Port Said en febrero de 2012 eran hinchas del Ahly, que quedaron atrapados en la ratonera del estadio de Port Said al ser atacados por los aficionados del equipo local, Al Masry, ante la pasividad de la policía.

Sin embargo, la reacción contra la primera sentencia pronunciada en enero por la masacre, en la que 21 personas fueron condenadas a muerte, desató una oleada de gravísimos disturbios en la ciudad local, Port Said, en los que murieron más de 40 personas, por lo que también se temía cuál podía ser su respuesta.

Cientos de personas se congregaron desde primera hora en la céntrica plaza de los Mártires de esa ciudad, que permanece custodiada por las Fuerzas Armadas.

Atentos a sus transistores, reaccionaron con rabia y llantos al anuncio de la corte, que, a su juicio, vuelve a cebarse con los hijos de Port Said y es demasiado clemente con los policías.

"Mi hijo, mi querido hijo es inocente", gritaba desconsolada una mujer al saber por la radio que su vástago, Ahmed al Mansi, había sido condenado a quince años.

Arropada por familiares y amigos, la mujer dijo que la sentencia es "injusta", al tiempo que lamentaba que su hijo tiene solo 18 años y que va a perder los mejores años de su vida entre rejas.

Vestida de negro y cubierta con el velo islámico, la madre se preguntaba: "¿Por qué fue a ese partido?"

El sentimiento compartido por los habitantes de esta ciudad mediterránea es que los condenados han sido tomados como chivo expiatorio para aplacar a los hinchas de Al Ahly, que perdieron a decenas de sus compañeros.

Tras conocer la sentencia, cientos de personas se acercaron al canal de Suez, donde quemaron en un acto de protesta algunos neumáticos del muelle y bloquearon el ferry que conecta con la otra orilla.

Un abogado de la defensa, Ashraf al Azabi, dijo que recurrirán las sentencias.

"Estamos esperando que la corte dé a conocer las causas de los fallos para comenzar a elaborar los recursos que presentaremos en el Tribunal de Casación", subrayó el letrado.

Entrada la noche, los choques continuaban en las calles de El Cairo, mientras Port Said lloraba y lamentaba su marginación, sin que la violencia llegara a desbordarse.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo