Despliega el menú
Internacional

Despedida del Benedicto

A Castelgandolfo en helicóptero

Los cardenales expresaron su "gratitud" a Benedicto XVI por sus ocho años de pontificado. La sede de San Pedro quedará vacante desde las 20.00. EI Papa viajó a Castel Gandolfo en helicóptero desde el Vaticano.

Le agradecieron el "ejemplo" que les ha dado en este tiempo.
A Castelgandolfo en helicóptero
EFE

El papa Benedicto XVI abandonó el Vaticano y se dirigió a Castelgandolfo, tres horas antes de que fuera firme su renuncia al Pontificado. 

El helicóptero en el que viajó Benedicto XVI, de casi 86 años, despegó del helipuerto del Vaticano a las 17.07 horas local (16.07 gmt) y aterrizó poco antes de las 17.30.

Acompañaron al papa Ratzinger su secretario y prefecto de la Casa Pontificia, el arzobispo Georg Ganswein, su también secretario Alfred Xuereb, monseñor Leonardo Sapienza; y su médico particular, Patrizio Polisca.

Benedicto XVI fue despedido a los pies de la escalerilla del helicóptero, un aparato de la Aeronáutica Italiana, por el cardenal decano, Angelo Sodano.

El Papa llegó al helipuerto, construido en un lateral de los Jardines Vaticanos, procedente del Palacio Apostólico, en cuyo patio de San Dámaso fue despedido por un piquete de la Guardia Suiza y sus colaboradores de la Secretaria de Estado, además del secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone.

En ese momento se vio al secretario particular del Papa y Prefecto de la Casa Pontificia, Georg Ganswein, llorar.

Cardenales, arzobispos, obispos, sacerdotes, religiosas y numerosos laicos que prestan su servicio en el Vaticano, con sus hijos y nietos, también le despidieron.

El Papa comenzó a despedirse de sus colaboradores ya en la puerta de su apartamento y apoyándose en un bastón atravesó el palacio apostólico y salió al patio de San Dámaso.

Tras despegar el helicóptero, todas las campanas de Roma comenzaron a sonar.

"Gratitud"

Los cardenales de la Iglesia Católica expresaron su "gratitud" a Benedicto XVI por sus ocho años de pontificado y por el "ejemplo" que les ha dado en este tiempo.

Así lo señaló el decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano, en un discurso de agradecimiento, pronunciado al principio del encuentro de despedida que Benedicto XVI mantiene con los purpurados de la curia y los venidos a Roma para participar en el próximo cónclave que elegirá a su sucesor.

El centenar de cardenales que asiste al encuentro en la monumental Sala Clementina recibieron al Papa con un fuerte aplauso.El Papa promete obediencia a su sucesor

Benedicto XVI ha prometido obediencia "incondicional" al próximo Pontífice, en su encuentro de despedida de los cardenales.

"Hemos de dar gracias al Señor que nos ha hecho crecer en la comunión y pedirle que nos ayude a seguir creciendo con esta unidad profunda de modo que el Colegio de Cardenales sea como una orquesta donde las diversidades de la Iglesia Universal confluyan siempre con la armonía superior y acorde", ha recalcado.

El Papa ha pronunciado este breve discurso, en el que ha remarcado que la Iglesia es un "cuerpo vivo animado por el Espíritu Santo" y ha apuntado que continuará sirviendo a la Iglesia con la oración.

"Seguiré especialmente estando cerca con la oración, especialmente en los próximos días para que estéis totalmente iluminados por el Espíritu Santo en la elección del nuevo Papa, que el Señor os muestre lo que él desea. Entre vosotros esta el futuro Papa al que desde hoy ya le prometo mi reverencia y obediencia incondicional", ha insistido. Tras su discurso, el Pontífice ha querido despedirse uno por uno de todos los cardenales presentes.

Etiquetas