Internacional

Opinión

Un teólogo muy cualificado

El Papa tomó su decisión hace casi un año
EFE

El Papa Benedicto XVI ha comunicado su renuncia a la condición de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro. La sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante el 28 de febrero de 2013, a las 20 horas. Deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Ha sido un gesto muy bien pensado por Benedicto XVI, para bien de la Iglesia universal. Un gesto que demuestra el alto sentido de responsabilidad y humildad del Papa Ratzinger. Al menos para el mundo católico ha sido la gran noticia absolutamente inesperada. Tardaremos tiempo en valorar como es debido este pontificado que se inició el 19 de abril de 2005.

En el Papa Benedicto se da la especial circunstancia de su condición de teólogo sumamente cualificado. Ahora mismo está en curso de publicación en castellano en la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), bajo la supervisión del arzobispo Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación de Doctrina de la Fe, una nueva edición de toda la obra escrita del Card. Ratzinger. De todos es conocida la extraordinaria capacidad de Benedicto XVI para exponer con gran claridad y sencillez los temas fundamentales de la fe cristiana. Ha sido una gracia especial para la Iglesia de Dios en una época de tanta confusión como la nuestra.

Llega la hora en la que debemos todos dar gracias a Dios por el pontificado de Benedicto XVI y de orar intensamente por la elección del que será sucesor suyo. Encomendémoslo todo a la especial intercesión de la Virgen Santísima, Madre de la Iglesia.

*Elías Yanes, arzobispo emérito de Zaragoza

Etiquetas