Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

No será un AVE

Portugal hará una línea rápida de mercancías a Madrid

Tendrá un coste inferior a 700 millones de euros, de los cuales solo 170 serán asumidos por el Estado.

El Gobierno conservador portugués detalló este jueves, por primera vez, sus proyectos ferroviarios con España y ratificó su intención de hacer un tren rápido de mercancías entre Lisboa y Madrid pero no una línea de alta velocidad para pasajeros.

El secretario de Estado luso de Obras Públicas, Sérgio Silva Monteiro, anunció en rueda de prensa que este proyecto, que permitirá el ancho de vía ibérico y europeo, tendrá un coste inferior a 700 millones de euros, de los cuales solo 170 serán asumidos por el Estado.

"El TGV (AVE en España) murió", subrayó el secretario de Estado, ante preguntas de los periodistas por las informaciones confusas divulgadas en los últimos días en Portugal en relación con los fondos para los proyectos ferroviarios lusos.

"Vamos a olvidar esa idea -agregó Silva Monteiro sobre el AVE-, ese proyecto está totalmente abandonado, es una decisión irreversible".

El secretario de Estado recalcó que su Gobierno quiere "una línea que una los puertos marítimos del sur del país (Lisboa, Setúbal y Sines), que pase por Madrid, siga por el norte de España y llegue a Francia".

Esa infraestructura, señaló, será de "altas prestaciones" -de 220 a 250 kilómetros por hora-, ocupará los mismos terrenos que estaban reservados para el trazado de la alta velocidad entre las dos capitales ibéricas y utilizará algunos tramos de vías ya existentes hasta conectar con Caia, en la frontera de Extremadura.

La inversión necesaria, según Silva Monteiro, será un 80% menos de la calculada para el plan inicial de conectar Lisboa y Badajoz con una línea como las del AVE español, que ascendía a 4.276 millones de euros y representaba un desembolso para Portugal de 3.339 millones.

El secretario de Estado aseguró que la obra, que no precisará un nuevo puente sobre el río Tajo, contará con las ayudas europeas que habían sido ya asignadas al proyecto anterior.

Sobre la construcción de las infraestructuras no dio fechas concretas e indicó que será lanzado en 2015, aunque en ese año concluye el mandato del actual Gobierno y deberán celebrarse elecciones generales en Portugal.

El Ejecutivo luso ya anunció en noviembre de 2011 que abandonaba la iniciativa de construir un AVE Madrid-Lisboa para pasajeros, decisión que ya había anunciado aquel año en su campaña electoral el actual primer ministro Pedro Passos Coelho.

Al hacer efectiva la cancelación del proyecto, el Gobierno portugués destacó entonces que su "prioridad" era una línea para mercancías, aunque hasta ahora no se había descartado que pudiera tener un uso mixto ni tampoco había dado detalles sobre las inversiones, costes o trazado previstos.

Silva Monteiro insistió este jueves en que la cancelación del proyecto de AVE se debió a su elevado coste, que consideró "demasiado alto para el beneficio económico que podría suponer".

"Estamos bajo un programa de ajuste (pactado con la UE y el FMI a cambio del rescate financiero a Portugal), por lo que hay que ser muy cuidadoso con el dinero de los contribuyentes", recalcó.

Además destacó que la intención de Portugal con la futura línea de mercancías es utilizar trenes más largos, de los actuales 450 metros a 750, lo que permitiría bajar el coste por contenedor a las empresas y contribuir así al aumento de las exportaciones y a la mejora de la economía.

El secretario de Estado luso explicó que con la nueva infraestructura se reducirá en más de dos tercios el tiempo que tardan en recorrer los convoyes de mercancías la distancia que separa Madrid y Lisboa, y que pasará de las actuales doce horas a poco más de cuatro.

Etiquetas