Despliega el menú
Internacional

Egipto

Muere un seguidor de Hermanos Musulmanes egipcios en el asalto a una de sus sedes

El joven Islam Fathi Masud falleció durante la concentración de miembros de los Hermanos Musulmanes en Damanhur, que acabó con choques contra detractores de Mursi.

Un joven de 15 años, seguidor de los Hermanos Musulmanes, murió este domingo y otras sesenta personas resultaron heridas durante el asalto a una sede de la cofradía islámica en la localidad de Damanhur, en el norte de Egipto, informó su grupo político, el Partido Libertad y Justicia (PLJ).

A través de un mensaje en Twitter, el PLJ precisó que el joven Islam Fathi Masud falleció durante un ataque de "baltaguiya" (matones) contra un edificio de los Hermanos Musulmanes en Damanhur, en medio de la ausencia total de policía.

El diario estatal Al Ahram agregó en su página web que los choques entre partidarios y opositores de la Hermandad en esa localidad comenzaron este sábado y se han extendido hasta este domingo, después de que el jueves pasado el presidente egipcio, Mohamed Mursi, exmilitante del grupo islamista, blindara sus poderes mediante una declaración constitucional.

Esta tarde, unos 1.500 miembros de los Hermanos Musulmanes se concentraron en su sede en Damanhur para expresar su apoyo al decreto de Mursi, aunque el acto acabó en choques a pedradas con detractores del presidente, indicó el rotativo, que también destacó la ausencia de las fuerzas de seguridad.

Según al Ahram, en los choques los contendientes emplearon, además, cócteles molotov y porras.

Damanhur es considerada uno de los bastiones de los Hermanos Musulmanes, cuyas sedes en distintos puntos del país han sido objetivo de ataques desde la declaración constitucional del jueves.

El Ministerio de Sanidad anunció esta tarde que al menos 297 personas han resultado heridas en distintos puntos del país desde el pasado viernes.

Entretanto, este domingo prosiguieron los enfrentamientos esporádicos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes anti Mursi en las inmediaciones de la plaza cairota de Tahrir.

En un intento de calmar los ánimos, el presidente insistió este domingo en que su declaración constitucional es temporal y no pretende concentrar poderes, al tiempo que hizo un llamamiento a las distintas fuerzas políticas para lograr un consenso sobre la Constitución.

En un comunicado, la Presidencia egipcia subrayó que busca cumplir con las aspiraciones del pueblo egipcio, proteger la transición democrática y preservar la imparcialidad de la judicatura.

Etiquetas