Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Conflicto por las islas

Pekín ve como una "grave provocación" el desembarco de dos activistas japoneses

El portavoz ministerial insta a Japón a "adoptar medidas efectivas para prevenir todas las acciones que exacerben el conflicto", y subraya que "China se reserva su derecho a adoptar medidas adicionales".

Protestas en China contra Japón por la disputa territorial
Protestas en China contra Japón por la disputa territorial
EFE

El Gobierno de China ha considerado que el desembarco de dos activistas japoneses que se ha producido este martes en las islas Senkaku, cuya soberanía reivindican ambos países, es una "grave provocación" de su vecino regional.

"El ilegal desembarco de activistas japoneses en las islas Diaoyu (como se conocen en el gigante asiático) es una grave provocación que viola la soberanía territorial de China", ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores, Hong Lei, en un comunicado

Así, el portavoz ministerial ha instado a Japón a "adoptar medidas efectivas para prevenir todas las acciones que exacerben el conflicto", al tiempo que ha subrayado que "China se reserva su derecho a adoptar medidas adicionales".

La Guardia Costera de Japón ha informado de que un grupo de cinco activistas ha llegado este martes a la isla de Uotsuri procedentes de la prefectura de Okinawa y que dos de ellos han alcanzado a nado el islote, donde han permanecido alrededor de hora y media.

Según ha informado la televisión pública NHK, la policía nipona ha detenido a los activistas, aunque no ha detallado a cuántos, y pretende interrogarles en las próximas horas.

El último incidente de este tipo ocurrió el pasado mes de agosto, cuando 14 activistas de Hong Kong desembarcaron en el archipiélago para reivindicar la soberanía china sobre el mismo, por lo que fueron detenidos, y finalmente deportados, por las autoridades japonesas.

El conflicto 

La tensión bilateral se disparó la semana pasada, cuando el Gobierno de Japón anunció la compra de tres de las cinco islas que forman el archipiélago a su propietario privado por 2.000 millones de yenes (20 millones de euros), que saldrán de los fondos reservados.

El plan de compra se puso sobre la mesa el pasado mes de junio, cuando el jefe de Gabinete, Osamu Fujimura anunció la intención del Gobierno de sustituir el actual contrato de arrendamiento por uno que garantizara el control de las autoridades niponas sobre el archipiélago.

Sin embargo, la disputa territorial se remonta a 1895, cuando Japón se anexionó formalmente las islas para construir una planta procesadora de atún que dio empleo a 200 personas, aunque en 1940 el negocio se desplomó y las islas quedaron desiertas.

Entre 1945 y 1972, el archipiélago permaneció bajo dominación estadounidense, como parte de los acuerdos alcanzados entre Washington y Tokio tras la Segunda Guerra Mundial. Desde la salida estadounidense de las islas, China y Taiwán reclaman su soberanía.

China alega que descubrió el archipiélago en el siglo XIV y, a pesar de las tensas relaciones que mantiene con Taiwán, reconoce que algunas islas pertenecen al territorio como parte de la ciudad de Toucheng, ubicada en el condado de Yilan.

En cambio, Japón asegura que el archipiélago pertenece al completo a la ciudad de Ishigaki, ubicada en la prefectura de Okinawa, y, por tanto, rechaza las reivindicaciones chinas y cualquier acuerdo alcanzado entre Pekín y Taipei.

Etiquetas