Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

En Bengasi

Muere en un ataque el embajador de EE. UU. en Libia

El asalto a la embajada fue perpetrado por un grupo de hombres armados, en protesta por un vídeo en el que supuestamente se ofendía al islam.

Imagen del embajador cuando era evacuado
Muere en un ataque el embajador de EE. UU. en Libia
AFP

El embajador de Estados Unidos en Libia, Chris Stevens, murió en el ataque que hombres armados lanzaron en la noche del martes contra el consulado de ese país en Bengasi, confirmó el viceministro de Interior para el oriente de Libia, Wanis al Sharf.

Al Sharf explicó que junto al embajador, que había viajado el martes a Bengasi desde Trípoli, murieron otros tres empleados estadounidenses de la embajada, dos de ellos miembros de la seguridad que intentaron controlar la situación.

El responsable libio agregó que los cadáveres y los trabajadores de la misión diplomática están siendo trasladados a Trípoli.

Según unas declaraciones del responsable de la Alta Comisión de Seguridad en Bengazi, Fawzi Wanis, al canal de televisión qatarí Al Yazira, el embajador murió por asfixia, como consecuencia del incendio que estalló en el edificio.

Asimismo, agregó que dos de los fallecidos eran marines y perdieron la vida por los disparos de los asaltantes.

El ataque contra el consulado, en el barrio residencial de Al Fuihat, fue en protesta por un vídeo realizado supuestamente en Estados Unidos y considerado una ofensa contra el Islam por sus críticas a Mahoma.

En la madrugada de este miércoles, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, condenó enérgicamente el ataque contra el consulado estadounidense y confirmó la muerte de un funcionario, aunque no ofreció más detalles.

"Condeno en los términos más enérgicos el ataque contra nuestra misión en Bengasi hoy. Mientras trabajamos para resguardar la seguridad de nuestro personal e instalaciones, hemos confirmado que uno de nuestros oficiales del Departamento de Estado resultó muerto", dijo Clinton en un comunicado emitido por el Departamento de Estado.

La secretaria de Estado criticó los intentos de justificar el acto de violencia: "Estados Unidos deplora cualquier esfuerzo intencional de denigrar las creencias religiosas de otros. Nuestro compromiso con la tolerancia religiosa data de los comienzos de nuestra nación", señaló.

"Que quede claro: nunca hay justificación alguna para actos de violencia de este tipo. A raíz de los sucesos de hoy, el Gobierno de EE. UU.  trabaja con nuestros países socios en todo el mundo para proteger a nuestro personal, nuestras misiones, y a los ciudadanos estadounidenses en todo el mundo", puntualizó Clinton.

Etiquetas