Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Estados Unidos

El Supremo niega la ayuda social a niños concebidos in-vitro tras muerte del padre

Los pequeños nacieron 18 meses después de la muerte de su padres, pero ahora el Tribunal Supremo ha sentado jurisprudencia.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos negó hoy la ayuda de orfandad a dos niños concebidos por inseminación artificial, que nacieron 18 meses después de la muerte de su padre y tras numerosos recursos de la viuda.

El Supremo ha sentado así jurisprudencia sobre si los hijos concebidos tras la muerte del progenitor tienen derecho automáticamente a los beneficios de la Seguridad Social del mismo modo que otro tipo de descendencia.

La última instancia judicial federal acordó por unanimidad negar la ayuda de la Seguridad Social a los gemelos de Robert Capato, cuya esposa dio a luz 18 meses después de la muerte de su esposo a causa de un cáncer.

Esos beneficios se deciden teniendo en cuenta el carácter de heredero de los hijos del matrimonio en base a las leyes estatales, por lo que casos similares podrían tratarse de manera diferente en otras partes de Estados Unidos.

"La tecnología que hizo posible la concepción y nacimiento de los gemelos no estaba contemplada" en la normativa vigente de la Seguridad Social, que data de 1939 y 1965, indica en el fallo la juez Ruth Bader Ginsburg.

La ley del estado de Florida, donde residía el matrimonio, prohíbe que los concebidos tras la muerte del padre sean declarados herederos si no están contemplados en el testamento del fallecido.

El Tribunal Supremo pone fin a un caso que ha pasado por varias instancias después de que la Administración de Seguridad Social denegara a Karen Capato la petición de ayuda para sus gemelos.

No obstante, el Supremo reconoce que la Seguridad Social podrá fallar a favor de otros solicitantes en otros casos dependiendo de la ley estatal, ya que en este caso no se puede imponer un dictamen a nivel federal.

Etiquetas