Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Elecciones anticipadas

Grecia inicia la cuenta atrás para volver a las urnas

El país heleno, dirigido por un gobierno interino, prepara unas nuevas elecciones legislativas para dentro de un mes.

Panayotis Pikrammenos
Panayotis Pikrammenos
EFE

La cuenta atrás para las nuevas elecciones legislativas en Grecia dentro de un mes comenzó con la toma de posesión del Gobierno interino y la formación del Parlamento, en un clima de agria disputa política y empeoramiento de las condiciones económicas.

Debido a la incapacidad de los partidos elegidos en los comicios del 6 de mayo para pactar una coalición de gobierno, el presidente del Consejo de Estado, el jurista Panayotis Pikrammenos, de 67 años, encabeza un Ejecutivo que tiene por misión la simple gestión del Estado hasta las nuevas legislativas.

El Gobierno de Pikrammenos, de carácter técnico, está compuesto casi en exclusiva por magistrados y catedráticos, y el único político es el ministro de Exteriores, Petros Molyviatis, quien ya ocupó ese cargo durante el mandato del jefe del Ejecutivo conservador Costas Karamanlís.

La importante cartera de Finanzas ha recaído en Yeoryios Zaniás, un colaborador próximo del líder socialdemócrata Evángelos Venizelos, anterior responsable de ese ministerio.

Además, los políticos griegos elegidos en los comicios de mayo recogieron sus actas de diputado y juraron su cargo, que será brevísimo, ya que en los próximos días el Parlamento será disuelto para convocar las nuevas elecciones, previstas para el 17 de junio.

El nuevo Parlamento, con siete partidos representados, es el más plural desde las elecciones de 1977, aunque su fragmentación ha sido una de las causas que ha impedido la formación de gobierno, lo que ha abocado al país a otros comicios.

La ceremonia de apertura tuvo lugar en presencia del Arzobispo de Atenas y Primado de Grecia, Ieronimos II, pues en este país la Iglesia ortodoxa tiene gran influencia y el Estado es "de facto" confesional.

Entre tanto, los partidos han empezado ya su precampaña electoral, que se promete muy polarizada y casi como un plebiscito sobre la pertenencia del país a la Eurozona, como demuestran las declaraciones del líder de la conservadora Nueva Democracia (ND), Andonis Samarás.

"La batalla que comienza para las nuevas elecciones no es sobre los partidos o la influencia electoral, sino sobre si Grecia permanecerá dentro de Europa, mientras Europa cambia, o si Grecia deberá salir de Europa, arriesgándose a perder mucho más", afirmó.

El líder de la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), Alexis Tsipras, favorito en las encuestas, se mostró esperanzado en que su formación, al contrario que los partidos tradicionales y "podridos", logrará "doblar" los resultados del 6 de mayo, cuando recibió cerca del 17 % de los votos.

"El pueblo completará el gran paso dado el 6 de mayo. (...) El pueblo derrotará al miedo. Nosotros no abandonaremos ni dejaremos que nos chantajeen. Pondremos un fin definitivo a la corrupción. Pedimos un mandato del pueblo para formar un gobierno de izquierda", afirmó Tsipras, criticando la continúa campaña de descalificaciones hacia su partido por parte de ND y el socialdemócrata Pasok.

"El país va a las elecciones y perderá un tiempo histórico", se lamentó Evangelos Venizelos, líder del Pasok, un partido al que han abandonado dos tercios de sus votantes y que los sondeos prevén que aún consiga peores resultados en junio.

"Algunos no quieren asumir la responsabilidad que les ha dado el pueblo (...) Esos que creen que podrán luchar contra la señora Merkel, viven en un sueño", añadió en referencia a los izquierdistas de Syriza, que pretenden derogar el memorándum de medidas de austeridad impuesto por la UE.

Entre tanto, la inestabilidad política ha provocado que los ahorradores retiraran cientos de millones de euros de sus cuentas en los últimos días, aunque hoy Michael Massourakis, economista jefe de Alphabank, uno de los principales bancos griegos, aseguró a Efe que no se esperan demasiados problemas.

"Mientras Grecia se mantenga en el euro, no habrá pánico bancario", explicó, para resaltar que cree que no existen posibilidades de que se llegue a ese extremo, ya que el Banco de Grecia y la Eurozona continúan aportando liquidez.

Añadió que "estas situaciones degeneran cuando la gente va al banco y no hay dinero, pero en este caso sí lo hay. Si la gente siente pánico y va al banco por su dinero, lo obtendrá. Por tanto, el pánico se evaporará pronto".

La Bolsa de Atenas cerró hoy con una bajada del 3,41 %, que sumado a las caídas acumuladas en las dos últimas semanas ha dejado al principal índice bursátil, el ATHEX, en el mínimo histórico de los últimos 22 años.

Etiquetas