Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Exige distintas contribuciones a aliados

EE. UU. pide a España 22,9 millones para Afganistán

Estados Unidos, Reino Unido y Australia defienden mantener las fuerzas de combate más allá del 2014 para apoyar la lucha antiterrorista.

Relevo de tropas.
EE. UU. pide a España 22,9 millones de euros anuales para Afganistán
EFE

La Administración estadounidense de Barack Obama ha reclamado al Gobierno español que aporte 30 millones de dólares anuales durante tres años (unos 22,9 millones de euros) para contribuir a financiar las fuerzas de seguridad afganas a partir de 2015 una vez que se complete el proceso de relevo en Afganistán para transferir a finales de 2014 la responsabilidad de la seguridad a las fuerzas afganas, según han informado fuentes de la OTAN.

Estados Unidos ha solicitado distintas contribuciones a aliados en función de su tamaño y de su situación económica, según han explicado las mismas fuentes.

Washington ha reclamado que los 50 países que contribuyen a la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad afgana bajo mando de la OTAN -los 28 aliados y otros 22 países- aporten 1.300 millones de dólares anuales (unos 994,2 millones de euros), que el Gobierno afgano contribuya por su parte otros 500 millones de dólares (unos 382,5 millones de euros) y se compromete a aportar "el resto" hasta llegar a los 4.100 millones de dólares (cerca de 3.136 millones de euros) que se estima que serán necesarios para sostener unas fuerzas afganas de unos 228.500 efectivos, según fuentes de la OTAN.

La Administración Obama ha reclamado a los grandes aliados como Reino Unido, Francia y Alemania que aporten por su parte unos 200 millones de dólares para contribuir a sostener a las fuerzas afganas (unos 153 millones de euros) y a otros grandes como Italia, Australia y Canadá unos 150 millones de dólares (cera de 114,7 millones de euros), según las mismas fuentes.

Los países de la OTAN discuten por el momento reducir de los 352.000 militares y policías afganos que esperan haber terminado de entrenar para este verano a unos 228.500 efectivos, antes de la fecha pactada de octubre, para garantizar su sostenibilidad a largo plazo dado que el Gobierno afgano no podrá costear sus propias fuerzas durante un tiempo, según han explicado fuentes aliadas.

Unas fuerzas afganas de ese tamaño costarían unos 4.100 millones de dólares anuales, aunque todavía no hay una decisión sobre el número de fuerzas afganas suficientes para poder hacer frente a ataques de la insurgencia pero garantizando su viabilidad económica a largo plazo, algo que en todo caso debe decidir el Gobierno de Kabul, insisten fuentes aliadas.

Los aliados esperan completar el proceso de relevo a finales de 2014, aunque transferirán la responsabilidad de los últimos territorios bajo responsabilidad afgana hacia mediados de 2013, aunque seguirán prestando apoyo y asistencia a las autoridades afganas hasta finales de 2014.

Otras fuentes aliadas han dejado claro que la reducción de las fuerzas de seguridad afganas no se dará en todo caso de forma inmediata una vez se complete el relevo en el control de la seguridad de las tropas internacionales a las afganas a finales de 2014. "No es una cuestión de reducir las fuerzas de seguridad afganas al final de la transición", han insistido fuentes aliadas, que aseguran que la reducción en todo caso se dará "después de 2014 y en los próximos años" de manera "gradual" y no "de la noche a la mañana".

Tropas de combate más allá de 2014

Los ministros de Defensa y de Exteriores de la OTAN discutirán el próximo miércoles y jueves en Bruselas las siguientes etapas en el proceso de relevo de las tropas internacionales a las afganas en cuanto a seguridad, teniendo en cuenta que hacia mediados de 2013 los afganos asumirán la responsabilidad de todo el territorio y el apoyo que los aliados seguirán prestando a Kabul más allá de 2014 en términos de entrenamiento, asesoramiento y asistencia. También analizarán si deben permanecer fuerzas de combate internacionales más allá de esta fecha y cuántos.

"Esta es la cuestión que anticipamos sea decidida antes de que lleguemos a Chicago", han explicado fuentes aliadas, preguntadas si los aliados mantendrán un contingente de militares sobre el terreno en apoyo al combate más allá de esta fecha.

La misión de ISAF como tal terminará a finales de 2014, pero el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ya ha avanzado que los aliados seguirán entrenando, asesorando y prestando asistencia a las fuerzas de seguridad afganas más allá de esa fecha. Se trata de un compromiso que esperan confirmar los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN en su cumbre de Chicago los próximos 20 y 21 de mayo, para lo que la OTAN y aliados individuales como Estados Unidos confían en cerrar acuerdos bilaterales con las autoridades afganas.

Aunque los aliados están de acuerdo en términos generales en que el papel de la OTAN en Afganistán más allá de 2014 se centrará "fundamentalmente" en "formar, adiestrar y aconsejar a las fuerzas de seguridad afganas" garantizando "siempre" el derecho de protección y autodefensa de las fuerzas internacionales, que seguirán contribuyendo a dicho entrenamiento, algunos países piden ir más lejos, según han explicado fuentes de la OTAN.

Países como Estados Unidos, Reino Unido y Australia defienden la necesidad de mantener fuerzas internacionales para "actividades de combate" en el marco de la lucha antiterrorista más allá de 2014, aunque a escala "muchísimo menor" que en la actualidad, mientras que otros países que todavía no tienen una postura decidida, incluido España, se inclinan más por que "no haya operaciones de combate", según fuentes de la OTAN.

Dentro del grupo de países que defiende mantener fuerzas de combate existen "dos escuelas de pensamiento" entre los países que defienden mantener fuerzas especiales a nivel individual y los que defienden que se haga "en el marco de la OTAN".

En este sentido, Reino Unido ya ha trasladado al resto de aliados que contempla mantener "unidades de fuerzas especiales" para apoyar la lucha antiterrorista por parte de las fuerzas afganas pero no buscando "la batalla campal" con los presuntos terroristas insurgentes, según las mismas fuentes. "Todo sería muy distinto de lo que hay ahora", han aclarado las fuentes.

En cualquier caso, no se espera que los aliados aclaren esta semana "ningún compromiso" financiero y de asistencia concretos para Afganistán más allá de 2014 esta semana, algo que se espera que aclaren los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza en la cumbre de los próximos 20 y 21 de mayo en Chicago, según han explicado fuentes de la OTAN.

Etiquetas