Gastronomía
Suscríbete por 1€

Gastronomía

recetas

Cómo hacer los crespillos aragoneses según la receta de Eva Arguiñano

Cada maestrillo tiene su librillo. Y este producto de la gastronomía aragonesa también hace eco en las cocinas prestigiosas del país.

Crespillos aragoneses según la receta de Eva Arguiñano.
Crespillos aragoneses según la receta de Eva Arguiñano.
Hogarmanía

Sencillo, rápido y rico. Así es este postre resultón de la gastronomía aragonesa. Con origen en Huesca, esta receta tradicional, creada a partir de uno de nuestros productos estrella como es la borraja, hace eco en las cocinas más prestigiosas del país. Fruto del aprovechamiento de la hoja de esta típica verdura en los huertos de Aragón, los crespillos amplían su espectro dependiendo del chef que asuma su cocinado. Su denominación se vincula a la tradición religiosa del medio rural, de donde nacen sus raíces.

Una de las cocineras más conocidas y con mejor mano de España, como la televisiva Eva Arguiñano, hermana a su vez del cocinero Karlos Arguiñano, ofrece su visión de los crespillos dándoles un toque de frescor. Aunque hablamos de un alimento cuya preparación no requieren de grandes complejidades, ya se sabe que cada maestrillo tiene su librillo. Y en primer lugar, para el cocinado de Eva Arguiñano, necesitamos los siguientes ingredientes y cantidades en una receta para cuatro personas:

  • 40 hojas de borraja
  • Tres huevos
  • 125 gr. de harina
  • 75 ml. de leche
  • 50 ml. de anís
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Dos cucharadas de azúcar
  • Hojas de menta

Los crespillos aragoneses, según Eva Arguiñano, paso a paso

En primer lugar, se pone el aceite a calentar, un aceite que luego se colará y servirá para hacer otras cosas, tanto carne como pescado y verduras. A la vez, se realizará la crema con la que posteriormente serán rebozadas las hojas de la borraja. Para hacer esta, comenzamos batiendo los huevos, y añadimos la harina con cuidado, poco a poco, haciendo una masa. 

A continuación, mientras seguimos batiendo la mezcla, se verte la leche. En este paso hay que tener cuidado para que en el bol correspondiente no queden grumos, por lo que un instrumento como la varilla jugará un papel importante. A continuación, limpiamos las hojas de la borraja y untamos estas con la masa realizada, vuelta y vuelta. Se deja el rabito de la hoja.

Conforme se van untando las hojas en la crema, se echan a la sartén para freírlas. Se colocará papel absorbente de aceite sobre el plato donde reposarán las hojas sacadas de la sartén. Una vez colocadas las hojas en el plato a servir, esparciremos por estas, dándoles un toque por encima, la mezcla de dos cucharadas azúcar y la menta picada, que dará frescor al plato. Así finaliza la receta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión