Gastronomía
Suscríbete por 1€

Gastronomía

gastronomía

MAPA | Consumición al aire libre sin pasar frío: bares y restaurantes de Zaragoza que cuentan con estufa en su terraza

Consulta en el mapa los establecimientos hosteleros de la capital aragonesa que cuentan con calefactor para calentar a sus clientes durante el invierno.

La terraza de La despensa de Montal, en la calle Torre Nueva, uno de los establecimientos que ha incorporado calefactores.
La terraza de La despensa de Montal, en la calle Torre Nueva, uno de los establecimientos que ha incorporado calefactores.
B.T.

Primero fueron las terrazas en la calzada y después, con el regreso del invierno, la instalación de los calefactores. Mucho llevan invertido desde el 2020 numerosos establecimientos hosteleros aragoneses para optimizar su servicio dentro del marco de medidas sanitarias que las instituciones van conjugando para tratar de contener la pandemia.

El empeño por reducir los tiempos de permanencia en lugares cerrados y apostar por espacios exteriores donde se renueva el aire de forma continua y natural ha convertido las terrazas en algo más que un extra veraniego: una condición, para muchos, imprescindible, aunque el termómetro esté por debajo de los diez grados. 

Restaurante Los Cabezudos, en la calle de Antonio Agustín, 12 -14.
Restaurante Los Cabezudos, en la calle de Antonio Agustín, 12 -14.
Restaurante Los Cabezudos

Es el caso de Casa Baldo, ubicado en el paseo de la Mina, que decidió aprovechar la adversidad para rediseñar el espacio y adaptarlo a las condiciones del momento. "Las autoridades habían decidido que solo se podía estar fuera, así que decidimos hacer cambios", explica Diego Carcas, encargado del establecimiento. "Pedimos permisos para la terraza, acortamos la barra y renovamos el mobiliario para ganar espacio y asegurar las distancias, abrimos la cristalera de la entrada para que hubiese más corriente, gastamos en calefactores, en gel hidroalcohólico, en el montaje... La inversión rondó los 30.000 euros".

Terraza de Casa Baldo, en el paseo de la Mina.
Terraza de Casa Baldo, en el paseo de la Mina.
B.T.

Así, en pleno invierno, la estampa de las entradas de bares y restaurantes cerradas para guardar el calor y salpicadas por, en todo caso, algunos fumadores que entre plato y plato salían a darse el capricho ha cambiado: ahora, los cafés y los menús se toman también con abrigo. De ahí que muchos establecimientos hayan invertido en pérgolas, mantas y estufas para acondicionar sus veladores para los meses más fríos. Esta tendencia, que no es nueva para muchas ciudades europeas y ha estado envuelta por cierta polémica debido a su emisión de CO2, sí era anecdótica en la capital aragonesa hasta la llegada del covid-19.

"Había ya un calefactor que costó en torno a 300 euros antes de la pandemia. Al habilitar el espacio exterior, compramos dos más, para que la gente pudiese estar más cómoda durante el servicio", prosigue Carcas. Los dos calefactores que adquirió para el establecimiento ya dejaban ver el aumento de la demanda: "Costaron 800 euros cada uno", señala.

Renovarse o morir

"Sin ellas esto igual estaba vacío del todo”, señalaba hace algo más de un año Nacho del Río, el encargado de la Lobera de Martín, en la plaza de España de Zaragoza. Fue entonces cuando muchos locales, ante la imposibilidad de servir dentro, decidieron incorporar a su mobiliario estos dispositivos. Tal fue la demanda, que muchos comercios se quedaron sin 'stock', y los proveedores aseguraban que había falta de suministro en toda Europa.

Hoy, los establecimientos hosteleros que cuentan con calefactores en su exterior en la capital aragonesa superan la centena. Uno de ellos es Casa Ernesto, en la calle de San Clemente, donde se ha optado por la versión eléctrica de estos radiadores. "Los colocamos cuando nos lo permitieron, a finales de verano", recuerda Francisco Javier Martín, encargado del establecimiento. "Van con mando y tienen hasta 2.000 vatios. En la calle pueden dar calor hasta unos 22 metros cuadrados", calcula. "Había que adaptarse, dar un paso adelante, y como la legistlación dice que el butano lo van a retirar, optamos por estas". En este restaurante, que también estrenó terraza en la pandemia, la inversión que se hizo fue de unos 20.000 euros.

Terraza de Casa Ernesto, en la calle de San Clemente.
Terraza de Casa Ernesto, en la calle de San Clemente, con las estufas eléctricas en la pérgola.
HA

Otros, como La Jamonería, en la calle de Bruno Solano, al que la terraza llegó tras la peatonalización de la calle en 2019, además de calefactores  también cuentan con otros accesorios para asegurar la comodidad de sus clientes, como mantas.

A pesar de toda la inversión, los hosteleros siguen a la espera de saber qué pasará durante los próximos años, en especial con las terrazas, que pueden volver a convertirse en acera o aparcamientos, o los calefactores de gas, sobre las que ya sobrevuela un proyecto de ley que las prohíba.

¿Dónde están las terrazas con calefactor en Zaragoza?

Aunque en el centro zaragozano hay una gran densidad de negocios que cuentan con este servicio, no es el único enclave donde sentarse al aire libre al calor de una estufa. En este mapa creado con la herramienta Google My Maps, que permite personalizar mapas y compartirlos con otros usuarios, podrás ver un diseño propio que tiene como objetivo ubicar algunos de los establecimientos que han apostado por instalar radiadores en sus terrazas para acomodar a sus consumidores. Así, te ahorras el buscarlos.

Un mapa colaborativo

¿Echas de menos alguno? Ponte en contacto con nosotros a través del correo heraldojoven@heraldo.es e indícanos el nombre y la ubicación del establecimiento que deseas que incluyamos en este mapa. Si puedes enviarnos una fotografía de la terraza, todavía mejor. ¡Gracias por tu colaboración!

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión