Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

vinos de aragón

Las Martas 2018, una expresiva garnacha de altura

El monovarietal de Bodega San Gregorio procede de viñedos viejos de secano de entre 60 y 110 años.

Las Martas, garnacha de la D. O. Calatayud.
Las Martas, garnacha de la D. O. Calatayud.
H.A.

Uno de los vinos aragoneses que hemos podido disfrutar esta pasada Navidad es Las Martas 2018, una de las referencias más destacadas de la bodega cooperativa San Gregorio, ubicada en Cervera de la Cañada, cerca de Calatayud. En su ficha técnica, el enólogo de la bodega, José Manuel Borobia, lo define como un vino de garnacha de altura, procedente de viñedos viejos de secano, en pie de vaso, con edades de entre 60 y 110 años. El viñedo está ubicado a orillas del río Ribota. Se trata de un monovarietal profundamente coloreado, de un tono picota, con ribete grana y capa media. En nariz resulta intenso en su justa medida y presenta aromas frescos de cereza y granada. Es cálido, largo en boca y con cuerpo medio. Con taninos equilibrados, presenta un punto de acidez al final del paso por boca.

Del tinto, elegante y expresivo, dijo el crítico de vino norteamericano James Suckling que debía tenerse más que en cuenta a la hora de configurar una vinoteca. No en vano, el experto lo incluyó en su reciente selección de los mejores vinos de garnacha por menos de 35 dólares (unos 30 euros, aunque la botella tiene un precio notablemente inferior). De Las Martas, señaló el crítico que es «uno de los pocos vinos españoles de garnacha asequibles que debe considerar comprar y agregar a su vinoteca. Es una garnacha de empuje, sabrosa, con un carácter vivo, taninos finos y un final afrutado».

Las Martas 2018 es de esos vinos que evolucionan y gana un punto un rato después de ser decantado. Se puede considerar de maridaje amplio, ya que acompaña a la perfección un plato de pasta, así como las carnes a la parilla, los asados y los quesos semicurados. Aunque lo cierto es que, como pudo comprobar quien firma estas líneas, en la pasada Nochebuena cumplió con nota su papel de carabina de un salmón al horno con ajetes tiernos, un plato para el que, a priori, se reservan los blancos y rosados.

No es el único vino de Bodega San Gregorio que ha recibido un empujón internacional este año. Otro monovarietal de la cooperativa (‘Old Vine Garnacha 2019’) fue incluido en un ranking elaborado por el rotativo inglés ‘The Guardian’ como uno de los mejores vinos dentro de un rango determinado de precios.

«El enólogo escocés Norrel Robertson es un maestro en descubrir el potencial de las enredaderas de las garnachas de Aragón. Aquí está de nuevo con un vino que brota con abundante jugosidad de bayas con notas de pimentón y tanino suave», resumía el periódico.

Se trata, en cualquier caso, de «un vino comercializado únicamente en el mercado inglés», según revela José Manuel Borobia, enólogo de la bodega. Está también elaborado con garnachas de altura procedentes de viñedos viejos de secano, en pie de vaso. Las distintas parcelas de viñedo se reparten entre los valles Ribota y Manubles, que rodean la Sierra de Armantes.

La etiqueta, que no se puede localizar en España, es una de las más vendidas por la cadena de supermercados Sainsbury’s, la segunda en tamaño del país, que lo comercializa a un precio de unas diez libras, que al cambio resultan poco más de once euros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión