Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

vinos de aragón

Una bien lograda Garnacha Salvaje

Este varietal elaborado en el entorno del Moncayo tiene un perfil atlántico y un tanino elegante.

Botella de La Garnacha Salvaje.
Botella de La Garnacha Salvaje.
Vintae

Dentro del proyecto garnachas del Grupo Vintae está La Garnacha Salvaje, que se elabora con viñedos situados en el entorno del Moncayo, en el límite de las provincias de Zaragoza y Navarra. Son viñas ubicadas a diferentes altitudes, algunas hasta los 800 metros, en general sobre terrenos pedregosos, con un elevado porcentaje de pizarra y guijarros. Se hace vendimia manual y, tras la fermentación, el vino permanece cinco meses en barricas de roble francés.

Esta garnacha con marchamo aragonés, cuya añada 2019 acaba de salir al mercado sin acogerse a ninguna denominación de origen, pone de manifiesto el objetivo de los responsables y técnicos de Vintae, que quieren demostrar que esta variedad puede jugar en las mejores ligas mundiales. La Garnacha Salvaje del Moncayo representa la versión más fresca y elegante de esta variedad, gracias a la influencia del clima atlántico sobre la zona.

Y efectivamente, han conseguido un vino cuya degustación transporta a paisajes de alta montaña, a aromas de frutas rojas, bayas silvestres, hierbas aromáticas, toques vegetales y tenues referencias aportadas por la crianza en madera. Al pasar por la boca sigue siendo un vino muy frutal y deja un final goloso, largo y muy placentero.

En definitiva, una garnacha de altura, con perfil gastronómico pero también indicada para el tapeo y para el copeo si se toma un poco más fresca que habitualmente. Tiene un grado alcohólico del 14% y su precio es de 7,90 euros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión