Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

Adriana Ugarte: "Me interesaba dar vida a un personaje tan cortocircuitado"

Interpreta a la policía Isabel Mora en 'Parot', la nueva serie que Amazon Prime Video estrena el próximo 28 de mayo.

Adriana Ugarte, en la piel de Isabel Mora
Adriana Ugarte, en la piel de Isabel Mora
Vocento

'Parot', la serie de TVE que comenzará a emitirse el próximo 28 de mayo en Amazon Prime Video, parte de un hecho real, la derogación de la doctrina Parot en 2013 a manos del Tribunal de Estrasburgo, que puso en la calle a decenas de presos, para plantear un thriller policíaco acerca de la búsqueda de un asesino que está acabando con los terroristas y violadores que acaban de salir de prisión de la misma forma en la que ellos acabaron con las víctimas. Adriana Ugarte, en la piel de Isabel Mora, una agente de policía fría como el acero pero con una tremenda carga detrás, tratará de darle caza.

¿Qué le atrapó del proyecto?

Me gustaron mucho los personajes y los dos planos en los que trabajan todos ellos que son todo lo que se dice y todo lo que se calla. Y en este sentido Isabel Mora me daba la posibilidad de trabajar a una tipa que no trataba de caer bien a nadie, que resultaba incómoda y antipática por momentos. Y cuando vas descubriendo el dolor y el trauma que carga todavía te preguntas cómo es capaz de quitarle tanta importancia, de frivolizar tanto. Y eso es porque es un personaje profundamente dolido, que necesita una distancia brutal porque es incapaz de abrir la caja de pandora. Me gustaba mucho y me generaba mucha ternura en esta cosa que tiene de entregarse a una misión, que es la justicia, y en esta ceguera que al final necesita la mente para evadirse de las cosas que se nos hacen bola. La adicción al trabajo está en el top ten de los elementos a los que nos aferramos para no gestionar nuestra vida privada.

¿Cómo se prepara para un personaje así?

Algo que me interesaba mucho era la relación que se produce entre estas tres mujeres: entre la madre de Isabel, Isabel y su hija. Me gustaba cómo estaba escrita porque puedes ver cómo lo no resuelto necesariamente se proyecta en las otras y cómo tratas de hacer tu vida más llevadera, sin querer, a través del sometimiento de las generaciones que están por delante y por detrás.

Las relaciones familiares son motor de miles de series y películas.

Es que tienen algo como muy potente. Son las primeras relaciones sociales que tenemos cuando venimos al mundo y son determinantes en nuestra vida y en nuestra capacidad para relacionarnos no solo con el mundo sino con nosotros. A través de la familia configuramos nuestra primera idea de nosotros, nuestra identidad y nuestra autoestima y cuando esas relaciones están viciadas, al final hay que hacer un trabajo cuando eres adulto mucho más profundo para poder llevarte bien contigo y tener una relación más sana en este entorno. Así que el punto de partida de estos personajes no era muy sano, a pesar de que el trauma vivido por Isabel es gestionado por su madre de la mejor manera que puede, que al final también es una mujer entregada a su trabajo. Casi siempre una víctima piensa que esto le ha pasado porque ella le ha dado pie para que le pase y todo este coctel hace que Isabel se convierta en un erizo y que sea una profunda necesitada de amor y de afecto pero que a su vez sea incapaz de pedir nada.

¿Qué tiene Isabel que no haya visto en otros personajes?

He podido interpretar a personajes con dramas que me han interesado muchísimo pero la mayor parte era personajes con dramas frente a los cuales se rebelaban, frente a los que actuaban con rabia. Me interesaba mucho un personaje que estuviera tan cortocircuitado como éste porque al final es trabajar una mujer que día a día se consume, tampoco había trabajado con las crisis de ansiedad, que en realidad todos sufrimos.

La serie juega con un escenario real para construir un thriller en torno a un asesino que se toma la justicia por su mano. ¿Partir de hechos reales la hace más atractiva?

No sabría qué decirte. Creo que al final el pulso de una historia se mide por las relaciones que se traban en sus personajes, si esas relaciones son verosímiles, interesantes y magnéticas, la historia puede funcionar, aunque ni siquiera esto es una garantía. A mí me interesa que se contextualice y se asocie a un momento histórico como éste porque es un momento histórico no muy conocido y es cercanísimo. Me gusta porque no conocemos mucho la historia de nuestro país y creo que al final todos los acontecimientos históricos que preceden al presente son determinantes para la salud actual de un país.

¿Cree que la serie reabrirá el debate social acerca de la reinserción de los presos?

Existe esa posibilidad y a mí no me parece negativa. Creo que al final una de las razones por las que me gusta tanto mi trabajo es que es un arma poderosa para producir cambios y ya un debate, una conversación, para mí es un cambio, genera movimiento. Esto es positivo. Algo muy bueno de la serie es que no se posiciona de ningún lado, me parece que está articulada a través de personajes con puntos de vista aparentemente diferentes, pero creo que todo el rato se intenta que convivan distintas perspectivas y creo que eso es lo deseable en cualquier debate. Yo por supuesto tengo mi opinión, pero creo que las opiniones pueden cambiar y no es malo que cambien, yo tengo una opinión hasta ahora, a lo mejor mañana tengo una conversación con una víctima colateral del terrorismo y cambio de opinión o la amplío.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión