Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

vinos de aragón

Reinterpretando un blanco clásico de Viñas del Vero

El enólogo José Ferrer ha logrado hacer un vino moderno con el Chardonnay Fermentado en Barrica.

Raquel Latre, José Ferrer y Diego Mur, en 'Catando Somontano'.
Raquel Latre y José Ferrer, en 'Catando Somontano'.
J. L. S.

Una de la más recientes novedades que han salido de la Bodega Viñas del Vero es la recuperación de un vino blanco que se elaboró durante unos años pero después se dejó de hacer en esta bodega puntera de la D. O. Somontano. Se trata del blanco Chardonnay Fermentado en Barrica. El primero de esta nueva etapa, de la añada 2019, nada más llegar se hizo con una medalla de oro, hace unas semanas, en la última edición del concurso internacional Mundus Vini, en donde fue considerado, además, mejor vino blanco del Somontano. El mismo galardón obtuvo Gran Vos de Viñas del Vero 2014, el gran vino de guarda de esta bodega.

Ambos vinos se degustaron en la sesión de ‘Catando Somontano’ que estuvo dedicada, recientemente, a esta bodega del grupo González Byass. El enólogo y gerente de Viñas del Vero, José Ferrer, explicó que el secreto de la calidad de este blanco está en la elección de los viñedos, que no son los mismos cada año, y en no pasarse con el tiempo de crianza en madera. Este reposó sobre sus lías durante seis meses en barricas nuevas de roble francés de 228 litros, en las que se aplicó un meticuloso trabajo de ‘batonnage’ en su elaboración.

El artífice de este excelente vino destacó en la cata su increíble color amarillo con tonos verdosos y su gran frescura, debida sobre todo a su impresionante y exquisita acidez. Algo muy meritorio teniendo en cuenta que 2019 fue un año muy seco y uno de los más calurosos de las últimas décadas en Somontano.

Viñas del Vero Chardonnay Fermentado en Barrica 2018.
Viñas del Vero Chardonnay Fermentado en Barrica 2019.
VdV

El resultado es inmejorable, pues se ha conseguido una reinterpretación perfecta de un clásico que se elabora con la uva reina entre las blancas: la chardonnay, que ya hace 127 años que se trajo al Somontano la familia Lalanne. Un vino moderno que va a tener una gran vida por delante gracias a su acidez y a la complejidad y estructura aportadas por el roble. Es un buen compañero tanto de aperitivos –por ejemplo con anchoas– como de platos de pescado y arroces. Cuesta 12,50 euros.

También se cató el Gran Vos 2014, el reserva de Viñas del Vero, que acaba de salir al mercado. Se elaboró con uvas de hasta cinco viñedos diferentes, cuyos vinos se fermentan y se crían en barrica por separado y después se seleccionaron las mejores barricas para el ensamblaje final. Es un vino de corte atlántico, según Ferrer, con un perfil maduro, sin carácter herbáceo ni vegetal. En nariz hay una fruta madura y golosa, que se complementa con los tostados que aportan los quince meses de crianza en barrica. En la boca es casi masticable esa fruta golosa y está en su momento ideal pues ya lleva cinco años afinándose en la botella. Su precio es de 17,35 euros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión