Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

Una exquisita guindilla de los huertos de Cielos de Ascara

Este nuevo producto potencia la labor inclusiva del proyecto eco social de Gardeniers.

Proceso de embotado de las guindillas de Legado de Ascara.
Proceso de embotado de las guindillas de Legado de Ascara.
Atades

Representantes de todos los sectores de la sociedad y colaboradores del proyecto eco social Gardeniers han participado este viernes en el encuentro virtual de presentación del nuevo producto procedente de los huertos de Cielos de Ascara, la piparra o guindilla embotada en el obrador de conservas ecológicas de Atades bajo la denominación Legado de Ascara. 

Este producto forma parte de la oferta conjunta que el Centro Especial de Empleo Gardeniers y su proyecto inclusivo Cielos de Ascara, en la Jacetania, desarrollan mediante la recuperación de cultivos autóctonos y ecológicos y la producción de productos frescos y conservas de alta calidad, con el denominador común de proceder de un proyecto de alto impacto social, en el que trabajan personas con discapacidad intelectual o en riesgo de exclusión. 

Durante el encuentro, los participantes prepararon y degustaron, cada cual en su ubicación física, un aperitivo en forma de banderilla gilda, compuesto por la piparra Legado de Ascara y otros productos enviados desde Gardeniers, con la colaboración de Martín Martín, del vermú ecológico de Bodegas Valdepablo y del Centro Especial de Empleo Ilersis. Acompañaba a los productos una infografía ilustrada por el artista y diseñador aragonés David Adiego para guiarse en la preparación del aperitivo. 

La piparra se cultiva en las huertas de Ascara y se riega con las aguas del río Estarrún. Es un cultivo que se planta a finales de mayo y se empieza a recolectar a primeros de septiembre. Su cosecha dura hasta finales de octubre. Es el segundo año que se realiza este cultivo, sobre una superficie de 1.500 metros cuadrados

Cuando llega la época de recolección, la piparrra se recoge dos veces por semana y solo las que están con un tamaño y color óptimo para su embotado. Una vez recogidas se llevan a la nave donde se guardan hasta que se hace el proceso de embotado que se realiza una vez a la semana. El proceso es dirigido por el tecnólogo de Gardeniers, Diego Torrecilla, durante las 6 semanas que dura la recolección del cultivo.

Los trabajadores de Cielos de Ascara hacen el proceso de poner las guindillas con el vinagre de forma manual, con un resultado exquisito. Se han hecho 800 botes de piparra que se podrán comprar tanto en tiendas especializadas, como en los mercados agroecológicos de Zaragoza, el Mercado Central de Zaragoza y la tienda que Gardeniers tienen el Espacio Biosfera de Gran Casa.

El presidente de Atades, Jesús Soto, ha destacado que “podemos ofrecer magníficos y muy cualitativos productos ecológicos, pero, por encima de todo, nuestra misión y nuestro proyecto, en Atades y en Gardeniers, es transformar la sociedad y ofrecer oportunidades de formación, trabajo y futuro a muchas, cuantas más mejor, personas con discapacidad intelectual”.

Por su parte, Félix Arrizabalaga, gerente de Atades, ha detallado los proyectos actualmente en marcha en el contexto de Cielos de Ascara, recordando que se ha convertido en un proyecto con “un impacto en el territorio de inclusión”. De “transformación” para las personas con discapacidad intelectual y por las que ATADES trabaja en su día a día, ha recordado.

En el acto 'online' también ha participado la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, quien se ha mostrado “enamorada de Cielos de Ascara, de su organización” y, ha añadido, “de vuestra gente”. Además, ha destacado que Atades es una “lección de humanidad, desarrollo sostenible y visión de cómo se deben hacer las cosas”.

Etiquetas
Comentarios