Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

La prueba más antigua de consumo de aceitunas se remonta a 6.600 años

La evidencia más antigua de producción de aceitunas, que data de hace unos 6.600 años, se ha encontrado en el yacimiento calcolítico sumergido de Hishulei Carmel, en la costa de Israel.

El aliño puede transformar a mucho mejor unas aceitunas o unas simples patatas de bolsa.
El aliño puede transformar a mucho mejor unas aceitunas o unas simples patatas de bolsa.
Pixabay

La evidencia más antigua de producción de aceitunas, que data de hace unos 6.600 años, se ha encontrado en el yacimiento calcolítico sumergido de Hishulei Carmel, en la costa de Israel.

El descubrimiento se describe en un nuevo estudio publicado en 'Scientific Reports' por un equipo liderado por investigadores de la Universidad de Haifa. Este descubrimiento es anterior en unos 4.000 años a la evidencia más antigua de producción de aceitunas para consumir descubierta hasta ahora.

"Este último descubrimiento completa la cadena de uso del olivo, comenzando con el uso de la madera para quemar, pasando por la producción de aceite hace unos 7.000 años, y luego nuestro hallazgo, donde la fruta se utilizó para el consumo", explica en un comunicado Ehud Galili del Instituto de Arqueología Zinman, quien dirigió la investigación.

Las aceitunas son un componente clave de la dieta humana, la cultura culinaria y la economía de la región mediterránea. Los hallazgos arqueológicos y el testimonio escrito muestran que el aceite de oliva se usaba ampliamente para el consumo, la iluminación, el culto, la higiene y con fines cosméticos en la antigüedad. Sin embargo, la fecha en la que se empezó a comer aceitunas sigue siendo un misterio.

"Los documentos históricos atribuyen el primer consumo de aceitunas en Europa a mediados del primer milenio a. C., y en Egipto al período clásico posterior a la conquista de Alejandro Magno, por lo que toda la evidencia hasta ahora se centró en la mitad del primer milenio a. C.", señala en un comunicado la doctora Liora Kolska Horwitz de la Universidad Hebrea.

El estudio actual se llevó a cabo en el sitio de Hishulei Carmel (llamado así por una fábrica cercana), que se encuentra aproximadamente a 500 metros al sur de las playas más al sur de Haifa. El sitio se remonta al período Calcolítico Medio, hace unos 6.600 años. Los restos de este período se encuentran ahora desde la costa ya una distancia de 120 metros, y a una profundidad de hasta cuatro metros bajo el mar.

Se cree que en este período el nivel del mar era de tres a cuatro metros más bajo que el actual, y la costa estaba a unos 200-300 metros al oeste de su ubicación actual, por lo que el sitio estaba situado en la costa en su día. No se han encontrado restos de viviendas residenciales en el sitio, pero las excavaciones han descubierto utensilios redondos con un diámetro de 1,5 metros, hechos de piedras recolectadas.

Según los investigadores, estos utensilios se utilizaron como pozos o fosas de almacenamiento. Durante los estudios submarinos, los investigadores encontraron dos estructuras de piedra ovaladas que contienen miles de huesos de aceitunas saturados, la mayoría de ellos completos y excelentemente conservados. Para identificar el uso que se hace de las aceitunas, la investigación fue realizada por un equipo multidisciplinario de arqueólogos y botánicos de 11 instituciones de investigación en Israel y en el extranjero.

"En cuanto encontramos los huesos de aceituna, pudimos ver que eran diferentes a los que se utilizan para producir aceite de oliva. En los escombros de la producción de aceite, la mayoría de los pozos están triturados, mientras que la mayoría de los que se encontraron estaban enteros", explica la doctora Dafna Langgut de la Universidad de Tel Aviv.

La ubicación costera podría haber proporcionado acceso a ingredientes vitales utilizados en el decapado de aceitunas, como agua de mar y sal marina. Como parte de su estudio, los investigadores llevaron a cabo un examen controlado en un laboratorio de alimentos en el Technion y lograron curar aceitunas con agua de mar.

"El decapado de aceitunas en los utensilios descubiertos podría haber tenido lugar después de que la fruta se lavó repetidamente con agua de mar para reducir el amargor y luego se remojó en agua de mar, posiblemente con la adición de sal marina", sugiere el profesor Ayala Fishman del Technion.

Etiquetas
Comentarios