Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

año nuevo, vida nueva

Volver a la alimentación saludable, mucho más fácil con este plato rápido y sabroso

La protagonista estrella de esta receta es la slim pasta, unos noodles de raíz konjac cada vez más utilizados en la cocina.

La 'slim pasta' o pasta konjac es muy versátil en la cocina.
La 'slim pasta' o pasta konjac es muy versátil en la cocina.
.

Ya no sirven excusas para no incorporar una alimentación saludable al día a día. La oferta de ingredientes sanos y, lo que es más importante, fáciles y rápidos de preparar aumenta cada vez más y, encima, su disponibilidad aumenta. Un ejemplo de estos nuevos ingredientes es la slim pasta o pasta konjac. Sus valores nutricionales (que pueden variar ligeramente según la marca) son 9 kilocalorías por cada 100 gramos y es un ingrediente con cero hidratos de carbono y cero azúcares, al contrario que la pasta tradicional.

Pero, ¿qué es la slim pasta? Más que pasta, son unos noodles hechos de glucomanano, una fibra natural extraída del konjac, una planta procedente de Asia y el sudeste africano. Al ser de origen vegetal, tiene un aporte calórico bajo pero saciante gracias a su cantidad de fibra y, por el momento, no se ha detectado que contenga ningún alérgeno.

Con este ingrediente como protagonista, la receta que trae el dietista y nutricionista Nano Alútiz es muy sencilla y rápida de preparar. Lo mejor de todo es que esta preparación es una idea que puede tomarse como base pero que se puede personalizar para que responda a cualquier tipo de exigencia nutricional.

Para empezar a cocinar, se necesitará un paquete de pasta konjac que será conveniente lavar antes de empezar a preparar, brócoli o cualquier verdura al gusto, gambas y ajos y salsa de soja (o al gusto). Lo primero que habrá que cocinar será el salteado de gambas, para lo que habrá que calentar un poco de aceite en una sartén. Al mismo tiempo, se pone a cocer el brócoli. Cuando esté todo listo, se mezcla en la sartén con las gambas y los ajos la verdura y los noodles, para que cojan calor y sabor. Por último se añade la pasta, se mezcla bien y se sirve. ¡Más rápido y sencillo, imposible!

Lo mejor de este plato es que se puede convertir en una receta proteica añadiéndole pollo, huevo, tofu o cualquier otra fuente al gusto. Igualmente, las verduras y la salsa quedan a la elección del comensal. Ante cualquier posible duda en la preparación, Nano explica el paso a paso en este vídeo. Toca ponerse el delantal, disfrutar del plato y, sobre todo, recuerdar comer equilibrado y variado.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Etiquetas
Comentarios