Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Recetas

¿Fin de semana en casa? Prueba a cocinar una auténtica pizza margarita

Esta deliciosa preparación napolitana cuenta con una combinación de tomate, mozzarella, aceite de oliva virgen extra y albahaca. 

Pizza margarita
El secreto de la pizza margarita, se centra conseguir la humedad adecuada con sus ingredientes.
Pixabay

Comienza un fin de semana largo, y junto a estos días de relajación por el festivo de Todos Los Santos, las ganas de compartir en familia y disfrutar de un delicioso plato son evidentes. Más todavía, si producto de las restricciones sanitarias debemos cuidarnos y permanecer en casa. Para esto, siempre viene bien probar una nueva receta y qué mejor si se trata de una preparación tradicional y auténtica como la pizza margarita.  

Originaria de Nápoles, Italia, esta versión cuenta con una combinación de tomate, mozzarella, aceite de oliva virgen extra y albahaca. Conocida como la reina de todas las pizzas, la historia cuenta que este hit se remonta a 1889 cuando el cocinero, Raffaele Esposito, la creó para representar con sus ingredientes los colores de la bandera italiana. Rápidamente este plato se transformó en el favorito de la entonces reina Margarita de Saboya. Así, sencilla pero especial, la preparación cruzó fronteras y se popularizó alrededor del mundo.  

Según los expertos, la clave de esta receta se centra en conseguir la humedad adecuada a través de sus distintos componentes y sin estropear la masa. Delgada pero con los bordes altos, con este clásico conseguirás aplausos a la hora de la cena. Hoy os enseñaremos a preparar una auténtica pizza margarita. Precalienta el horno y en cosa de horas podrás disfrutar de una explosión de sabores. ¿Y para la merienda? Nada mejor que un pastel de zanahoria o carrot cake

Toma nota de todo lo que necesitas antes de comenzar:

Ingredientes

  • 1/2 kilo de harina de trigo 
  • ​1 cucharadita de sal
  • 7 gr. de levadura seca
  • 325 ml. de agua tibia
  • Papel vegetal 
  • 120 gr. de tomate crudo y triturado
  • 120 gr. queso parmesano 
  • 90 gr. mozzarella fresca 
  • 3-4 hojas de albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

masa
1

La mejor masa

Poner medio kilo de harina en un bol grande. Agregar una cucharadita de sal y remover con las manos. En otro recipiente echar 325 ml. de agua tibia, añadir los 7gr. de levadura seca y remover hasta que todo se disuelva. Mezclar con la harina, procurando que absorba el agua. 

Masa
2

Amasar para integrar

Volcar la mezcla sobre una superficie de trabajo y seguir amasando hasta que la harina se integre totalmente. Enharinar la superficie, tapar y dejar la masa reposar unos 10-15 minutos. 

enharinar
3

Elástica pero no pegajosa 

Pasado el tiempo, el aspecto de la masa habrá cambiado ligeramente. Enharinar la masa y estirar durante 2 minutos. Tras conseguir un resultado elástico y nada pegajoso, partir en tres trozos iguales (porciones de unos 260 gr.). Dar forma de bola con las manos y dejar en una bandeja de horno con papel vegetal. Tapar con un trapo húmedo y dejar reposar durante 2 horas. 

pizza
4

Delgada y con bordes altos

Estirar la masa con las manos para darle forma circular. Debe quedar fina y con los bordes más gruesos. Colocar sobre papel vegetal en una bandeja de horno.

pizza
5

Sabor y colores

Con ayuda de un cucharón cubrir toda la base con tomate crudo y triturado. Añadir una pizca de sal. Agregar queso parmesano rallado (no mucho pero que cubra toda la base). Cortar la mozzarella fresca y repartir por toda la pizza. Para acabar 3-4 hojas frescas de albahaca y un chorrito de aceite de oliva. Llevar al horno precalentado a 250º durante siete minutos. ¡A disfrutar!

Apúntate a la newsletter de gastronomía y recibe en tu correo recetas para hacer en casa.

Etiquetas
Comentarios