Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

planes

La comida callejera libanesa llega a Zaragoza con La Manoushería

El local de la calle Comandante Repollés cuenta con el primer horno en España para cocinar manoushés, una receta tradicional y profundamente mediterránea que recuerda a la pizza.

La comida callejera del Líbano ha abierto una puerta en el centro de Zaragoza de la mano de La Manoushería. En un coqueto y acogedor local de ambiente mediterráneo en la calle Comandante Repollés, el beirutí Michel Abi Nader ha instalado el que es el primer horno de España para hacer manoushés, una receta tradicional de este país de Oriente Medio que se come por la calles. Por su aspecto y filosofía puede recordar a una pizza, pero no lo es exactamente. "En realidad -explica Michel-, la manoushé es muy anterior" y difiere en varios aspectos. Por ejemplo, se hace en un horno distinto, que tiene el suelo metálico "para que la cocción sea más rápida". También ha llegado expresamente desde el Líbano la laminadora de la masa, con un sistema de manivelas tradicional.

En poco más de diez minutos desde que se encarga, uno puede llevarse la manoushé a la boca: "En el Líbano es comida rápida, se toma por la calle, sobre todo para desayunar". Eso sí, es una 'fast food' mediterránea. Por lo tanto, sana.

El horno y la aplanadora de la masa se han traído expresamente del Líbano.
El horno y la aplanadora de la masa se han traído expresamente del Líbano.
Guillermo Mestre

Por ejemplo, entre los ingredientes de las manoushés libanesas está el 'zaatar', una mezcla de hierbas típica de esas regiones del mundo, que varía según países. En el caso del Líbano está compuesto de tomillo seco molido, sésamo tostado, sal, aceite de oliva y zumaque, una especia originaria de Oriente próximo aún algo desconocida en España pero que empieza a abrirse camino. "Las proporciones son el secreto", dice Michel. El zaatar se aplica directamente sobre la masa de pan y se  combina también con otros productos: con quesos como el halloumi o el accaoui; lahmé, una carne picada de ternera y cordero o el labneh, una modalidad de queso crema que se sirve como entrante. Entrantes de la carta son también son el más conocido humus o el fatoush, una ensalada típica, muy reconocible para los españoles, a base de lechuga, pepino, tomate, perejil y verduras.

HERALDO .ES. Restaurante La Manousheria, nuevo restaurante de pizzas libanesas / 04-08-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTE [[[FOTOGRAFOS]]]
Una manoushé de zaatar, cocinándose en el primer horno traído a España a tal efecto.
Guillermo Mestre

Estos primeros platos, que se sirven en tazones, forman a su vez parte de los menús del día, que se pueden pedir a cualquier hora, y que, además del entrante incluyen una manoushé grande (hay dos tamaños) y una bebida.

Precisamente, Michel cuenta que las cervezas y los vinos libaneses que también ofrecen en La Manoushería, son muy exitosos.

Hay cuatro tipos de menús con otras tantas combinaciones a precios que oscilan entre los 10 y los 11,85 euros. Por separado, las manoushés van de 3 euros la más barata a 4,50 la más cara en su tamaño pequeño. Las grandes oscilan entre los 5 y los 7,50 euros.

Como guiño a su tierra de adopción, también hay manoushés 'ibéricas', con chorizo, jamón o hasta con huevos rotos, que se mezclan con quesos y hierbas libaneses.

Una imagen de La Manoushería.
Una imagen de La Manoushería.
Guillermo Mestre

Michel llegó a Aragón de la mano de un amigo zaragozano, arquitecto, que le ha ayudado en la imagen del restaurante. "Hemos querido que sea sencilla, como las manoushés, que en realidad están hechas con ingredientes conocidos en España, pero usados de otra manera", explica Abi Nader. Así, el local también tiene objetos sencillos, como macetas o utensilios de comida, pero usados de manera diferente, como decoración.

La Manoushería se une así a otro ejemplo de la comida libanesa en Zaragoza, como La Fenicia (Ossau, 2), especializado en empanadillas.

Etiquetas
Comentarios