Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

Dan de comer y tienen hambre

Cocineros con estrellas Michelin se manifiestan ante el Congreso de los Diputados en defensa de la hostelería, donde piden ayudas y participar en la desescalada. "Con un 40% de aforo, las cuentas no salen".

Imagen del interior del Lillas Pastia. Guía Repsol
Imagen del interior de una estrella Michelin.

Resulta que quienes dan de comer van camino de pasar hambre. El confinamiento decretado por culpa de la covid-19 está siendo la ruina para los restaurantes, también para los más renombrados. Ayer prácticamente todos los titulares de negocios con estrellas Michelin afincados en Madrid se congregaron frente al Congreso de los Diputados para pedir ayudas y que se les escuche. Hasta ahora, dicen los cocineros, el Gobierno no les ha tenido en cuenta para diseñar la normativa que ha de regir la desescalada en el sector.

Reputados chefs como Ramón Freixa, Paco Roncero, Diego Guerrero, Óscar Velasco, Iván Muñoz, Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Pedro Larumbe, entre otros, se acercaron a las inmediaciones de la Cámara baja apara apoyar al sector. Con todas las de la ley, los hosteleros recibieron el apoyo de los restauradores de postín, que pese al relumbrón de sus estrellas andan estos días apagados. La hostelería aporta un 6,2% al PIB nacional y da empleo a 1,7 millones de personas. "Estamos donde nos necesitan, cocinando y ayudando a quienes en estos difíciles momentos pasan necesidades, y estamos por supuesto, de manera altruista", dijo Juanjo López, propietario y chef de La Tasquita de Enfrente, durante la lectura del manifiesto.

Los cocineros acudieron a la cita vestidos con sus chaquetillas blancas y, como es preceptivo, protegidos con mascarillas y guantes. En señal de protesta, dejaron sus prendas de trabajo dobladas frente a la Cámara baja. Diego Guerrero, dueño de los restaurantes DSTAgE (dos estrellas Michelin) y Dspeakeasy, ambos en Madrid, asegura que la hostelería arrastra cuantiosas pérdidas. "Llevamos tres meses viviendo a pulmón. No entran ingresos, pero los gastos siguen corriendo. Lógicamente estamos viviendo de los ahorros, de financiación o de ayuda". La incertidumbre embarga al sector. Guerrero está desconcertado, por cuanto la normativa es cambiante y susceptible de interpretaciones contradictorias.

"Si se autoriza la apertura de terrazas y bares y solo lo hace un 5% de establecimientos, es que pasa algo. Quizás las medidas no son acertadas e incluso son más dañinas que incluso permanecer cerrados. Si me permiten abrir en la fase 2 con un 40% de aforo, las cuentas no salen. Lo mismo les pasa a los teatros y los espectáculos", sentencia el chef. Guerrero desconfía de soluciones como la comida para llevar, a la que han recurrido algunos establecimientos como salida para sobrevivir. "Si hacemos 'take away' no habrá demanda suficiente para que se mantengan todos", se lamenta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión