Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

alimentación

Cómo conseguir que los niños coman (y pidan) fruta para merendar

Existen formas muy sencillas de hacer que este alimento resulte más atractivo para los más pequeños.

Cargada de vitaminas, este la fruta puede convertirse en todo un reclamo para los más pequeños.
Cargada de vitaminas, este la fruta puede convertirse en todo un reclamo para los más pequeños.
Pixabay

Aunque a muchos no les parezca la propuesta más atractiva o apetitosa para la merienda, la fruta, junto a otros alimentos, es esencial en la dieta para el correcto crecimiento y desarrollo de los niños. Cargado de vitaminas, este producto natural puede convertirse en todo un reclamo si, además de disfrutar de su sabor, también se comparte un rato divertido en la cocina preparando su presentación.

Pizza y polos de sandía

Con la llegada del verano y el calor, la sandía se convierte en una de las frutas estrella de la temporada. Además de saciar el hambre, también calma la sed y nos mantiene hidratados a lo largo de toda la tarde. Para sacarle más partido, solo hay que cortarla en triángulos (como si de porciones de una pizza se tratase) y colocarle encima trozos de otras frutas al gusto. Por otro lado, para que sea más fácil (y limpio) comerla, también pueden pincharse palitos de helado en su corteza para convertirla en polos.

Un refrescante batido

Los batidos son otro de los refrescantes éxitos del verano. Además, admiten casi todas las combinaciones posibles. Para prepararlos, solo se necesita leche, agua, zumo o yogur, y las piezas de fruta elegidas. Las proporciones de estos ingredientes pueden variar en función del gusto de los comensales. Se pueden preparar combinando una o más frutas, por eso, la recomendación es que si se van a usar tipos más ácidos, como la naranja o el kiwi, estos se mezclen con otros más dulces, como el plátano. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los cítricos no pueden ligarse con leche porque se corta, así que es mejor utilizar agua, zumo o yogur.

Brochetas de fruta

Otra de las propuestas clásicas son las brochetas de fruta. Para conseguir un buen resultado, solo hay que trocear las frutas favoritas de los más pequeños e introducirlas de manera alterna en una brocheta. 

Si quieres seguir recibiendo noticias como esta, no dejes de suscribirte a la newsletter de planes para niños en casa de Heraldo.es

Etiquetas
Comentarios