Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

Crock-Pot, un útil de cocina creado por la ortodoxia judía

La preocupación por la observancia religiosa fue lo que impulsó a Irving Naxon a inventar su famoso cocedor lento.

Los dos primeros modelos Crock-Pot, lanzados en 1971.
Los dos primeros modelos Crock-Pot, lanzados en 1971.
F. A. A.

Irving Nachumsohn, hijo de judíos askenazíes de raíz lituana, nació en la ciudad norteamericana de Jersey en 1902 y murió en 1989. Por motivos laborales, vivió con su familia en los estados norteamericanos de Dakota del Norte y Chicago y durante un tiempo intermedio en el Estado canadiense de Manitoba, durante la Primera Guerra Mundial. Logró titularse como ingeniero eléctrico en Canadá, trabajando inicialmente como telegrafista del ferrocarril. 

Acabada la guerra, la familia volvió a Estados Unidos, donde Irving ya trabajó como ingeniero eléctrico para la Western Electric. Cuento todo esto para mostrar la trayectoria de una vida dedicada totalmente al trabajo, inicialmente como empleado y muy pronto complementada con actividades de un pequeño taller donde construyó el primer cocedor lento de la historia y logró venderlo en cantidades moderadas, fruto de su trabajo personal y familiar, además de idear, construir y patentar casi 200 nuevos artificios. 

Uno de ellos, de gran importancia en el esfuerzo bélico de la Segunda Guerra Mundial: el detector de sonar específico para localizar submarinos alemanes preparándose para el ataque. Su esposa, Fe, mucho más joven que él, lo definía como un adicto al trabajo y, al tiempo, amante de la familia y observante judío ortodoxo.

Precisamente fue la preocupación por la observancia religiosa lo que le impulsó a crear su famoso cocedor lento. Antes de existir el artilugio, los judíos ortodoxos, tanto del norte de Europa (askenazíes) como los asentados en España (sefardíes), habían recurrido al sistema de cocción lenta durante la noche del viernes al sábado, día en que no se puede hacer ningún trabajo, respetando la ley mosaica e incluso los movimientos y distancias que se pueden recorrer andando están tasados. 

El truco consistía en poner sobre el fuego bajo un grueso puchero con legumbres, carne kosher, hortalizas y algún aderezo, cerrándolo herméticamente por medio de pasta de harina o arcilla con una banda que adhería la boca del puchero a la tapadera. De este modo, la cocción se hacía lentamente, cubierto el recipiente con brasas y luego ceniza, sin pérdida de líquidos ni aromas, de modo que la comida del sábado era una sabrosa olla aún caliente, que se denominaba ‘tcholent’ (‘chaud-lent’, calor lento en lenguaje yiddish con origen francés) en el mundo askenazí y ‘adafina’ (‘al-tafib’, el-tapado, en lenguaje árabe de la al-Andalus dominada por los invasores musulmanes). 

En los hogares que ya no disponían de fuego bajo sino de la más moderna cocina económica, se iniciaba la cocción en puchero preparado del mismo modo, a fuego más vivo y después, al ponerse el sol, para no quebrantar el sabbath, se cargaba leña en el alma de la cocina, poniendo en el pequeño horno el recipiente, de modo que al llegar el sábado el cocido estaba hecho y aún caliente.

Cuando el hijo de Irving Nachumsohn entró en el parvulario, 1945, decidió cambiar su apellido, evitando toda sonoridad de matiz germánico, en plena guerra, y pasó a llamarse Irving Naxon, transmitiendo el nuevo apellido a toda la familia. Poco antes, la suegra judía de la hija de Irving, Lenore, instó al ingeniero a que se ocupase en hacer algún artilugio culinario que simplificase el deber de preparar el potaje del sábado con tanto lío de hornos, leña, carbón... Así que Naxon diseñó y probó con éxito el prototipo experimental del cocedor lento en 1936, obteniendo la patente inmediatamente y, como se ha dicho, produciendo en su pequeño taller más unidades, que se vendían inicialmente entre familias judías americanas.

Hacia 1970, Naxon consideró que empezaba a merecerse un descansito y al tiempo comercializar más ampliamente un producto novedoso, cuya venta había colaborado solo modestamente a la economía familiar. De modo que se puso en contacto con la empresa Manufacturas Rival de Kansas City, vendiendo la patente del cocedor lento

El nuevo propietario ideó una presentación esmaltada y de atractivos colores, sobre la base de las especificaciones de Naxon, y lanzó ya masivamente al mercado el cocedor lento, denominado Crock-Pot, en la feria de Utillaje Doméstico de Chicago en 1971, con un precio inicial de 25 dólares. 

La separación de cualquier connotación religiosa del origen del artilugio, ya publicitado como cocedor lento que permite salir a trabajar o dormir mientras el calor modulado hace tranquilamente la comida y el precio muy asequible, transformaron la venta del instrumento, útil, sencillo y de poco consumo eléctrico, en un éxito comercial extraordinario. Fue tal que de los libros más vendidos en EE. UU. en 1975, el primero fue ‘Cocina con el Crock-Pot’ y el segundo, ¡‘Las alegrías del sexo’!

Ante todo, hay que diferenciar muy bien el cocedor lento de artilugios similares. El ‘ronner’ es un baño caliente de uso químico y sanitario, que mantiene bajo temperatura suave y constante tubos de ensayo incubados prolongadamente y que algunos cocineretes modernos han incorporado a la cocina a baja temperatura de larga duración; es otra cosa. 

Recientemente se ha promocionado un mango termostático que transforma en una suerte de ronner un puchero convencional. Es una resistencia con termostato que se mete en un fluido en el que se pretenden cocer manjares previamente cerrados al vacío en bolsas plásticas: un ronner de pobres, vamos. 

Tampoco se puede meter en el mismo cesto la cocina en agua hirviente de Derenne. El cocedor lento es un puchero, generalmente de material cerámico, en el que se cocina a temperatura moderada, generalmente cercana a los 80ºC, durante largo tiempo.

Cocedor lento más moderno.
Cocedor lento más moderno.
F. A. A.

Normalmente se trata de un guiso de hortalizas con carne y legumbres, que permite despreocuparse, tras aprender los tiempos, del proceso. Tiene una cualidad que ni siquiera pudo sospechar Naxon, porque los hábitos culinarios askenazíes coincidían solo parcialmente con los de la gente no hebrea: remeda la cocción lenta de las cocinas domésticas antiguas de fuego bajo o cocina económica, que permitían a las sufridas amas de casa de antaño compaginar las inacabables labores domésticas y maternales, con lenta y prolongada preparación del potaje familiar, alimentado por fuego manso y escaso de leña.

Peligros de cocer alubias negras o rojas

Cocinar en cocedor lento es un placer de fin de semana, perfectamente asequible a espíritus pacíficos, familiares y tradicionales. Pero tiene un peligro: la cocción de alubias o fríjoles negros o rojos, ya que la piel de estas alubias tiene un componente tóxico y favorecedor de cáncer y como la temperatura de régimen del cocedor lento no llega a los 100ºC, las fitohemaglutininas del tegumento de tales legumbres no se destruye. 

El remedio es sencillo: se inicia el proceso de cocción dejando hervir sobre fuego convencional el guiso durante un cuarto de hora; luego se traslada el recipiente al cocedor lento y se deja hacer el tiempo preciso. 

Mi colega brasileño Marcelo Zeugner Bertotti me contó que el director de su cátedra preparaba así cada día de su cumpleaños una tradicional ‘feijoada’ brasileira para todos los colaboradores.

Etiquetas
Comentarios