Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

Diez croquetas para chuparse los dedos en Zaragoza

La celebración del día internacional de esta popular preparación culinaria es un buen motivo para degustar en una ruta algunas de las mejores que se preparan en la capital aragonesa. 

Croqueta de ternasco de Aragón que elabora el Bar Cervino.

Hay tantas croquetas como sabores y productos podamos imaginar. Zaragoza es una ciudad en la que esta preparación abunda entre sus establecimientos de su restauración. El Bar Cervino, por ejemplo, en el barrio de la Almozara, tiene hasta un centenar de referencias diferentes. Algunas de las más sabrosas las hacen con carne de ternasco de Aragón, un producto que se presta mucho para hacer croquetas.

Palomeque
Croqueta
1

El restaurante Palomeque (Calle Agustín Palomeque s/n) tiene siempre entre su oferta dos croquetas fijas: la de hongos y la de jamón ibérico. Ahora, en estas fechas en las que la trufa está en su mejor momento, la primera se enriquece con el hongo negro rallado por encima y queda como se ve de apetitosa en la foto. Se llama croqueta de boletus edulis con parmentier de trufa y láminas de Tuber melanosporum.

Casa Pascualillo
d
2

Siguiendo en el centro de la ciudad, nos adentramos en el Tubo, donde el veterano establecimiento Casa Pascualillo (calle de la Libertad, 5) ofrece su tradicional croqueta de carne del cocido, que va enriquecida con carne de jamón asado. En algunas fechas señaladas, también preparan una croqueta de torrezno muy recomendable.

Bodegas Almau
d
3

Otro clásico del Tubo es Bodegas Almau (calle de Estébanes, 10), en donde tienen una abundante oferta de vinos y de tapas, entre las que hay que apuntar las dos variedades de croquetas que ofrecen en la actualidad. Una es la clásica de siempre, de jamón, y la otra de pescado, para quienes prefieran una opción no carnívora.

Tragantúa
d
4

Siguiendo en el centro de la ciudad, tanto en el Tragantúa (plaza de Santa Marta) como en Los Cabezudos (calle de Antonio Agustín, 12), pertenecientes al mismo empresario, tienen una croqueta ya clásica en Zaragoza: la de jamón ibérico Joselito, en la que se deja notar la calidad de la materia prima. Además, en la masa utilizan caldo hecho con el hueso del jamón.

Casa Pedro
f
5

Otro establecimiento imprescindible de esta ruta croquetera es Casa Pedro (calle Cadena, 6), donde ofician los campeones de cocina de España y autores de la mejor tapa nacional, los hermanos Carcas. Siempre se puede tomar allí la tradicional croqueta de jamón, que se caracteriza por ser muy crujiente por fuera y bastante ligera por el interior. De cuando en cuando hacen otros tipos, como la de caracoles.

Hermanos Teresa
r
6

Hermanos Teresa es toda una referencia en el tapeo zaragozano. Está en la calle del General Ricardos, 11-13, en el barrio de Las Fuentes y próximo al de San José. Espectacular es esta croqueta de panceta ahumada y borraja, ya tradicional en su barra, que va rebozada con panko. También ofrecen ahora la de carrillera ibérica al oporto.

Envero
c
7

En el Paseo de los Rosales, en el Parque de Miraflores, el Envero Gastro Wine se ha ganado un sitio de honor en la restauración del tapeo con creaciones de croquetas excelentes. Valga como ejemplo esta croqueta de gambas con palito de cangrejo y surimi de langosta, en crujiente rebozado de kikos con salsa tártara, con la que consiguió el premio a la croqueta más innovadora en el concurso de la especialidad celebrado el año pasado.

Mesón Martín
g
8

En la taberna Mesón Martín, ubicada en la calle de María Guerrero, 26, en el barrio de la Bozada, saben hacer algunas de las mejores tapas de la ciudad, siempre acompañadas con inmejorables referencias vinícolas. Sus croquetas son excelentes y se puede elegir entre las de carne ('cocleta Mariví'), las de pescado o de boletus.

Cervino
cervino
9

El bar Cervino, ubicado en la calle de Ainzón, 18, alegra los paladares de los vecinos de su barrio, la Almozara, y de todos quienes acuden a visitarlo desde distintos puntos de Zaragoza. Cada día ofrece hasta una docena de croquetas distintas sacadas de su amplio abanico. Esta es de ternasco con melocotón en almíbar, pero también son recomendables las de borraja, la de cabrales, la de bacalao o la de cabracho.

San Siro
g
10

Cerramos esta ruta volviendo al centro de la ciudad, en concreto a la calle de Joaquín Costa, donde se encuentra la cafetería San Siro, local con una destacada carta de tapas, entre las que hay que citar sus croquetas de jamón ibérico, que se hacen con la mejor materia prima y que se terminan en el momento que la solicita el cliente.

Etiquetas
Comentarios