Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Día de la croqueta

Los pedidos de croquetas a domicilio crecen un 73% en un año

Cada 16 de enero se conmemora esta exquisitez del recetario popular, un bocado cada vez más apreciado. Los españoles son fieles a las croquetas clásicas, de jamón y pollo, pero están abiertos también a nuevos sabores.

Imagen de la mejor croqueta de jamón del mundo, de Miguel Carretero.
Imagen de la mejor croqueta de jamón del mundo, de Miguel Carretero.
@madridfusion

El próximo jueves, 16 de enero, se celebra el Día Internacional de la Croqueta, una jornada dedicada a conmemorar la invención de esta exquisitez del recetario gastronómico y popular. Es por igual munición familiar y socorrido plato de la cocina de aprovechamiento que un auténtico auténtico bocado 'gourmet' digno de los paladares más exquisitos, además de ser imprescindible en cualquier tapeo que se precie. 

Su éxito también se deja sentir en los pedidos a domicilio y los encargos de este producto han aumentado un 73% en 2019 con respecto a 2018. Así lo refleja un análisis interno elaborado por la empresa de entrega de comida Deliveroo. Estos datos, cobran aún más fuerza si se comparan con la tortilla de patatas, la otra gran reina del tapeo español, que ha aumentado un 56%.

La croqueta tiene cuatro siglos de historia. La primera receta,, según algunos estudiosos, data del siglo XVII y sus orígenes proceden de Francia. Cada una es un mundo. Pero, ¿cuales son  las preferidas de los españoles? Es una cuestión que desata pasiones. 

Están las clásicas croquetas de jamón o pollo, que nunca pasan de moda; las socorridas croquetas de cocido, ideales para aprovechar la comida sobrante; las algo más sofisticadas de queso o boletus; las  especialidades que abogan por los sabores del mar y hasta las de chocolate. Hay tantas versiones como cada uno sea capaz de imaginar y amasar.

Deliveroo ha hecho una clasificación de por dónde van los gustos de sus clientes. A juzgar por esta clasificación, los españoles son fieles a las croquetas clásicas, las estrellas son las diferentes versiones de las de jamón y pollo, pero están abiertos también a nuevos sabores. 

Pese a su profundo arraigo en la cocina española, debemos la invención de la croqueta a Francia. Al parecer fue un cocinero de Luis XIV el primero al que se le ocurrió la idea allá por 1817 y las sirvió en un banquete real con gran éxito, explican desde Deliveroo. Por eso las bautizó como croquettes à la royale (del francès croquer, que significa crujir), nombre que en español acabó deviniendo en "croqueta". Con ciertas variaciones respecto a la receta que conocemos aquí, las croquetas también se consumen en muchos otros países como Italia (donde las llaman crocchè), Alemania (kroketten), buena parte de Latinoamérica e incluso en Japón (korokke).

Etiquetas
Comentarios