Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

Labamba, fusión y contraste muy medidos

El cocinero Alberto Brosed ha creado un espacio personal donde el arte tiene una gran presencia.

CULTURA Y OCIO. Restaurante La Bamba. Hoy comemos fuera, Alberto Brosed, / 11-12-2019 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
Alberto Brosed, en una de las salas del restaurante Labamba.
Guillermo Mestre

Labamba es un nombre que sugiere fiesta, informalidad y diversión. Además, es la denominación que el cocinero Alberto Brosed ha elegido para su nuevo proyecto hostelero con la idea de que estos ingredientes, a la mesa, aparezcan de alguna forma.

El local está céntrico, en el Tubo, pero discretamente ubicado en una calle de poco tránsito, así que hay que molestarse en buscarlo. El comedor tiene un aire entre ‘vintage’ y ‘hipster’. Se ha mantenido el suelo antiguo que contrasta con el mobiliario moderno y funcional, y al estar en un entresuelo es perfecto para ver lo que sucede en la calle pero no para ser visto desde ella. Dos detalles más animan la estancia: la música, sugerente y envolvente, y el arte, que siempre va a estar presente en el comedor. Ahora mismo se puede ver una exposición de la fotógrafa Isabel Oli, autora del colorista mural que viste una de las paredes.

Por su ubicación, está claro que Labamba no busca al turista o al cliente de paso. Pero es que su propuesta gastronómica también va en esa línea. Es una cocina con muchos matices que sin buscar la excelencia de la materia prima sencillamente trabajada, ni acudir al otro extremo, el de lo raro o lo estrambótico, transita con humildad por el camino de la fusión y de los contrastes de sabores y texturas. El spring roll de tartar de salmón es un buen ejemplo, acompañado como va de queso crema y aguacate con mayonesa de albahaca y lima.

La carta no es muy amplia y la idea es que se vaya renovando a medida que lleguen nuevos productos de temporada. En cuanto a la fusión y los contrastes, no hay que asustarse. Todo está muy medido y equilibrado, incluso el picante, que en las pavías de bacalao con chutney de tomate y mango muestra su versión más atrevida.

A la hora de presentar el pulpo se huye de la presencia de la patata y se ofrece el toque latino de causa limeña y pico de gallo. También se mira a otras partes del mundo, como Marruecos, con el tajín de pollo de corral al ras el hanout con miel y limón. Y entre las carnes, una de las propuestas más clásicas es el solomillo de ibérico a baja temperatura con cremoso de boletus y trufa.

De lo que no se ha huido en Labamba es de la casi inevitable presencia en carta de una tarta de queso. Muy recomendable, también, el carpaccio de piña asada al ron con canela y petazetas. Solo se ofrece menú el domingo a mediodía (20 euros), que incluye un aperitivo, dos entrantes a compartir, principal, postre y bebida.

Labamba

  • Calle de Vírgenes, 7. Zaragoza.
  • ​Teléfono: 635 438 970
  • ​Horario: miércoles a domingo, de 13.30 a 16.30. Jueves a sábado, de 20.30 a 24.00. Descanso: lunes y martes cerrado.
Etiquetas
Comentarios