Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

GASTRONOMÍA 

Siete pequeños gestos para ser más ecológicos en la cocina (y ahorrar dinero)

Lavar las frutas en un recipiente con agua y aprovechar el calor residual son algunos de los trucos que se pueden emplear para empezar a ser responsable con el medio ambiente.   

Cocinando
Cocinar es un pasatiempo para muchas personas.
Unsplash

En pleno debate sobre el clima, la ecología se ha convertido en uno de los pilares fundamentales que aplicar a todos los ámbitos de la vida cotidiana. Así, se puede ser respetuoso con el medio ambiente en cada una de nuestras acciones diarias (incluso en la cama). Aunque pueda parecer que para llevar una vida responsable con nuestro entorno son necesarios muchos cambios, hay pequeños gestos que requieren poco esfuerzo y que, sin embargo, son un gran comienzo. 

Siete gestos para ser ecológicos en la cocina 

Horno cocina
1

Aprovecha el calor residual

Tanto las placas de inducción como el horno generan un calor residual que podemos aprovechar para terminar la cocción de los alimentos, es decir, no hay porqué tener estos electrodomésticos encendidos hasta el último minuto de cocinado. Tampoco es necesario precalentar el horno para cocinados de menos de una hora ni abrirlo cada dos por tres, puesto que se pierde una gran cantidad de energía. Además, todo lo que vayas a cocinar puedes cortarlo en trozos pequeños para que se cocine antes e, incluso, el tapar ollas y cazuelas te permite ahorrar energía.

Los trucos de la OCU para encontrar el mejor lavavajillas.
2

Un uso correcto

La campana extractora es uno de los electrodomésticos al que peor uso damos, ya que hay que mantener los filtros en buen estado para que sea más eficiente. Por su parte, podemos ahorrar con el lavavajillas si siempre lo empleamos lleno. Hay que tener en cuenta que no hay que aclarar la vajilla antes de introducirla en él, algo que también contribuye al ahorro de agua. 

A pesar de las campañas, dejar el grifo abierto todavía es un error muy común.
3

Todo limpio, con menos agua

Está claro que es muy importante lavar las frutas y verduras frescas para eliminar cualquier resto que puedan tener. Sin embargo, en vez de tener constantemente el grifo abierto, conseguiremos ahorrar agua si las sumergimos en un recipiente con este líquido

Aceite
4

Reciclar todo 

Además de saber reciclar el papel, los envases, el vidrio y los residuos orgánicos, hay otros elementos que hay que saber dónde deben depositarse, como las pilas o el aceite. Este último es muy importante, ya que, una vez usado, no se debe tirar por el desagüe, si no guardar en bote y llevarlo al punto limpio o al contenedor correspondiente para ello. 

Establecimiento de una de las cadenas que evitan el desperdicio donando a bancos de alimentos.
5

Adiós al desperdicio

El desperdicio de alimentos es uno de los temas que más preocupan en la actualidad. Según la Comisión Europea, se desperdician cerca de 88 millones de toneladas de comida cada año en la Unión Europea, lo que, sin duda, también supone una pérdida de dinero. Para ello, hay que aprender a organizar la lista de la compra, las comidas y a aprovechar todos los alimentos, como las frutas maduras o las sobras, algo fundamental para esta época navideña en la que se suele cocinar en exceso. 

Disfrutar en la cocina.
6

Prueba el 'batch cooking' 

Quien prueba este método ya no puede dejar de usarlo. Consiste en cocinar mucho de una sola vez para preparar varias elaboraciones y tenerlas listas (o casi) el resto de días. Esta filosofía también contribuye a evitar el desperdicio de alimentos y ayuda a la organización. Si no sabes por dónde empezar, existen cuentas en las redes sociales que son de gran ayuda

Nevera
7

El congelador, tu mejor aliado 

Este electrodoméstico puede ser de gran ayuda si se sabe cómo sacarle el máximo partido. Además de conocer cuál es la temperatura ideal para cada alimento, es recomendable indicar en cada preparación o producto la fecha de congelación.

Etiquetas
Comentarios