Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

"Este premio es un revulsivo para seguir adelante con un proyecto muy personal"

Susana Casanova es la propietaria junto a Fernando Solanilla de La Clandestina Café, un local que echó a andar en el centro de Zaragoza en junio de 2015 y que sirve la mejor tapa de 2019.

Susana Casanova y Fernando Solanilla, de La Clandestina.
Susana Casanova y Fernando Solanilla, de La Clandestina, con la tapa ganadora y el trofeo del concurso.
Guillermo Mestre

La Clandestina Café, ubicado en pleno centro de Zaragoza (San Jorge, 2, Zaragoza), es un multiespacio muy personal diseñado a partir de los viajes y vivencias de sus dos propietarios, Susana Casanova y Fernando Solanilla. Desde que abrió sus puertas en junio de 2015 ha ido creciendo poco a poco intentando hacerse su propio hueco con una cocina tan viajera como sus dueños, pero a la vez muy pegada a los productos aragoneses y de Kilómetro cero. Su 'Cruz de navajas', la mejor tapa de Zaragoza que acaba de ganar la vigésimoquinta edición del concurso, supone para ellos "un revulsivo para seguir adelante con un proyecto muy personal", cuenta Susana. 

Ella es la chef de este pincho que lleva el nombre de una canción de Mecano, "lo que denota cierta edad", dice entre risas. De Fernando surgió la idea de su sencilla y original presentación, con la navaja sobre un cartón en el que hay dibujada otra navaja, en este caso de las de filo. "Este premio es un revulsivo para seguir adelante con un proyecto muy personal en el que hay mucho de cada uno de nosotros. Tanto el local como los platos tiene un poco del alma de todos los sitios en los que hemos estado", cuenta Susana, barcelonesa de nacimiento y maña de adopción.

Aunque ella iba para delineante, y ejerció como jefe de obras, uno de esos quiebros del destino le llevó a dedicarse a una pasión por jugar y experimentar "con las cazuelas, la harina y los huevos" que tenía desde niña, "aunque nadie de mi familia me la inculcara". Ganó el concurso 'Demos la vuelta al día' y el premio, una beca para formarse, le ha permitido aprender con algunos de los mejores como Quique Dacosta, Macarena de Castro, Óscar Velasco o María Marte."En plan aficionada también había ganado algunos concursos de 'slow food', lo que me llevó a pensar que podía tener una trayectoria profesional", explica.

Los últimos cuatro años han venido participando en el Concurso de Tapas de Zaragoza, el certamen oficial más antiguo de España, y apuntaban maneras. En 2016 quedaron segundos en la categoría de tapa tradicional, en 2017 ganaron la más original y el año pasado quedaron terceros en la categoría de tapa mediterránea. Susana destaca "el buen nivel y trabajo" de sus 14 contricantes en la final de este año disputada este martes.

La Clandestina, cuenta con una plantilla de una decena de personas, abre a las 10.30 (11.00 los fines de semana) y cierra después de la cena (los lunes laborales guarda fiesta). Un amplio horario en el que va cambiando de ambiente. Fue pionero en Zaragoza a la hora de introducir el 'brunch', ese desayuno-almuerzo en versión cuqui e informal tan de moda en las grandes ciudades, y sigue fiel a esta propuesta gastronómica. "Al principio lo teníamos solo los domingos, pero se quedaba corto y ampliamos a los sábados porque la gente nos lo pedía. Ahora lo tenemos también entre semana", explica Susana.

Los sorbetes de fruta natural "receta propia" y una carta con 15 platos a elegir, además de algunas sugerencias fuera de ella, son otras dos de sus señas de identidad. "Nuestra idea es dar un giro al bar de menú, que el comensal puede elegir cocina de calidad a precios que no son descabellados", describe. Una de sus apuestas más recientes es la ensalada de burrata, en la que el secreto es un "aliño especial que está horas en una olla haciéndose". Y, como a la navaja ahora triunfadora, también le han dado la vuelta al ternasco de Aragón en forma de canicas. "Son albóndigas de ternasco, cocinadas con salsa thailandesa, piña, coco y arándano, que servimos con arroz de Aragón", describe esta chef para abrir boca. 

Etiquetas
Comentarios