Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

Tres panaderías aragonesas repiten en la Ruta Española del Buen Pan

Masa Madre, de Zaragoza, ocupa el puesto 25 de este raquin con tanta miga. Mientras Horno Llerda, de Cretas, está en el puesto 61, y el Horno de Leña Julia, de Alcampell, en el 88.

Productos de la panadería Masa Madre
Productos de la panadería Masa Madre de Zaragoza

Solo o acompañado con aceite, chocolate, embutidos, jamón, queso. El pan siempre es bueno, gusta a la mayoría de los paladares y cada vez está más de moda. El mundo alrededor de este alimento ha cambiado mucho en los últimos años. La reciente nueva ley de calidad del pan, muy demandada por el sector, ha abierto la mano a los nuevos tipos de pan (elaborados con distintos cereales y también con salvado, cada vez más demandados en el mercado) que conviven con el pan común y más tradicional en los estantes de muchos establecimientos.

Tres panaderías aragonesas han  vuelto a ser incluidas en la Ruta Española del Buen Pan 2018, de un total de 95 distribuidas por toda la geografía nacional y que han sido seleccionadas entre las casi mil que se presentaron a las distintas semifinales realizadas en todas las comunidades autónomas. Se trata de Masa Madre de Zaragoza, que ocupa el puesto 25 de este ranquin; Horno Llerda de Cretas (Teruel) que está en el 61, y en el Horno de Leña Julia, de Alcampell (Huesca), en el 88.

Rebeca Farjas y Bernardo Rodríguez están detrás de Masa Madre, que que abrió sus puertas hace cuatro años en la calle de Mariano Lagasca de la capital. Ellos, a diferencia de sus compañero de oficio premiados, no vienen de una larga saga de panaderos ni tenían contacto previo con el gremio, sino que se lanzaron a la aventura de montar un obrador en el que siempre se prueban cosas nuevas. El turolense Horno Llerda ya va por la cuarta generación de profesionales de la buena masa que apuestan por hacer las cosas cada vez más naturales. Los oscenses de Alcampell Carlos Sesplugues y Julia Garanto regentan tanto el Horno de Leña Sesplugues, en este municipio oscense, como las seis panaderías Julia distribuidas por varias localidades a las que abastece el obrador. Se trata de una empresa familiar que acumula la experiencia de cuatro generaciones.

Esta ruta con tanta miga es una iniciativa de dos plataformas que la lanzaron hace seis años años. Panatics (una plataforma nacida en Barcelona) y Pan de Calidad (otra asociación con sede en Madrid) se unieron para crear unos premios que reflejaran el buen hacer en este sector. Aunque en sus primeras ediciones tuvieron un cáracter local, en 2017 adquirió un carácter más nacional.

Los premios, que pretenden poner en valor el trabajo y el talento de los panaderos artesanos españoles, se entregaron el pasado lunes coincidencia con la Feria de Valencia, dentro de Gastrónoma 2019. Todos los galardonados recibieron un diploma acreditativo con una ‘estrella’ y unos distintivos para que los luzcan en sus establecimientos. La selección se hace, previa inscripción de cada panadería, y cada una de ellas tienen que presentar tres hogazas de kilo que son valoradas por un jurado compuesto por cuatro expertos. Aunque se trata del ranquin de las 80 mejores panadería, en la lista final hay 95 nombres, debido a los empates a puntos.

Etiquetas
Comentarios