Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Gastronomía 

Siempre lo hemos hecho mal: la ciencia nos dice hasta cómo cascar bien un huevo

No es agradable encontrarse un trozo de cáscara en el plato. Y la solución es más fácil de lo que parece. 

Cascar un huevo
Que la cáscara no se cuele en nuestra elaboración es más fácil de lo que parece.
Unsplash

Están deliciosos en cualquiera de sus formas (duros, fritos, poché...), pero siempre hay un inoportuno elemento que suele colarse a la hora de elaborarlos: la cáscara. Esto ocurre después de propinarle al huevo varios golpes en el borde de un recipiente o con algún utensilio de cocina. Y es que, ¿quién no ha intentado atrapar desesperadamente ese pequeño trozo de cascarón del plato en el que vamos a batir el huevo para preparar una suculenta tortilla de patata? Además, en este momento en el que se demuestra que lo difícil de esta receta 'made in' España no es darle la vuelta, también puede ocurrir otro desastre culinario, ya que las claras puedes desprenderse y podemos quedarnos con las manos llenas de su textura pringosa. 

Para que esto no ocurra en la cocina, seas o no un experto en los fogones, hay una técnica infalible y, como en otras ocasiones, la ciencia tiene la respuesta. En esta ocasión, ha sido el estudio de dos ingenieros en la revista 'Popular Science' quienes han revelado este interesante secreto. 

Cómo cascar (bien) un huevo 

Huevo
1

En superficie plana, mejor 

La mayoría de personas tiende a cascar en el borde de un bol, una sartén o un vaso. Esto es desaconsejable ya que se rompe la fina membrana que hay entre la cáscara y la clara, lo que provoca que el cascarón pase al interior del huevo. Por ello, lo más recomendable es hacerlo encima de una superficie plana, como la encimera. En este caso, hay que golpearlo con firmeza y con un golpe seco y rápido, para que se cree una pequeña fractura. Entonces se sujeta con las dos manos y se presiona suavemente para que la yema y la clara caigan. 

La estrella de Instagram: el señor huevo.
2

El lugar de la cáscara sí importa

No vale abrir un huevo por cualquier lugar. Su forma ovalada hace que una de sus zonas sea la idónea para romper la cáscara. Así, será en la parte más plana del huevo en la que se deba aplicar la fuerza para que el cascarón ceda. Esto tiene una explicación física, ya que las zonas curvas distribuyen mejor el peso, mientras que las planas absorben peor la fuerza, con lo que se fractura con mayor facilidad. 

Etiquetas
Comentarios